domingo, 29 de noviembre de 2015

Entrevista a Jim Rogers

Jim Rogers comenzó a invertir en el mercado de valores con solo $ 600 dólares en 1968. En 1973, formó el Quantum Fund con su socio George Soros, el fondo de inversión Quantum demostró ser uno de los fondos de cobertura con mejores resultados, y en 1980, después de haber amasado una pequeña fortuna, Rogers se retiro.

Como retirado es la palabra que Jim Rogers utiliza para describir la gestión de su cartera personal, un esfuerzo que requiere una considerable investigación, su retiro también incluye la enseñanza de cursos de inversión en la Graduate School of Business de la Universidad de Columbia.

Según Jim Rogers, es probablemente uno de los peores traders del mundo, nunca opero en el momento adecuado, un trader busca principalmente anticipar la dirección que el mercado va a tomar, mientras que un inversor se concentra en la selección de acciones con la mayor oportunidad de superar el mercado global, en otras palabras, el inversor siempre compra, mientras que el trader puede ir largo ó corto.

Como conversamos por teléfono, yo no me considero un trader, recuerdo cuando compre acciones alemanas en 1982, dije al agente, "Quiero que me compres X, Y, Z y de acciones" el bróker, que no me conocía, preguntó: "¿Qué hago ahora?" Le dije: "Usted compra las acciones y me envía las confirmaciones."
 
Me preguntó: "¿Quieres que te envíe un análisis de acciones?" Le dije: "Por favor, no hagas eso." Él preguntó: "¿Quieres que te envíe opiniones?" Le dije: "No, no, no lo haga" me preguntó: "¿Quieres que te envié los precios?" dije: No, ni siquiera me informe de los precios, porque si lo hace, una vez que veo que estas acciones se han duplicado ó triplicado, podría tener la tentación de venderlas.

Tengo la intención de poseer acciones alemanas durante al menos tres años, porque creo que están a punto de tener el mercado alcista más grande que ha tenido en dos ó tres generaciones, no hace falta decir que el corredor se quedó estupefacto, él pensaba que estaba loco.

Ahora bien, no considero trading el determinar que no había punto de ser un cambio importante en un mercado y una toma de posición, que por cierto, fue la correcta, compré las acciones alemanas a finales de 1982 y las vendí a finales de 1985 y principios de 1986.

A continuación la entrevista a Jim Rogers:

Entrevistador:      ¿Qué le hizo ser tan optimista sobre Alemania en ese momento?

Jim Rogers:     El mercado alcista había comenzado aquí en agosto de 1982, y lo más importante, Alemania no había tenido ningún tipo de mercado alcista ya que el máximo anterior en 1961, de todos los tiempos ocurrió veintiún años antes.

El mercado alemán se había derrumbado en 1962 y se había esencialmente se había lateralizado desde entonces, mientras tanto, la economía alemana había crecido, así que no había valor básico allí.

Siempre que compro ó vendo algo, yo siempre trato de asegurarme de que no voy a perder todo el dinero en primer lugar, si hay muy buena relación, entonces estoy seguro de que probablemente no voy a perder mucho dinero, incluso si me equivoco.

Entrevistador:      ¿Pero usted podría haber comprado ese mercado diez años antes con la misma teoría?

Jim Rogers:     Tiene razón, podría haber comprado en 1971 por exactamente las mismas razones y observar las acciones alemanas durante diez años, mientras que teníamos un gran mercado alcista en los Estados Unidos.

Pero esta vez había un catalizador, siempre se necesita un catalizador para hacer que las grandes cosas sucedan, en ese momento, el catalizador eran las próximas elecciones alemanas, me imaginé que los socialistas iban a ser expulsados, y sabía que el partido de la oposición, la Democracia Cristiana, tenía una plataforma diseñada para fomentar la inversión.

Mi evaluación básica era que si los conservadores demócratas cristianos ganaran las elecciones después de haber estado fuera del poder durante tantos años, iban a hacer grandes cambios.

También sabía que muchas empresas alemanas estaban frenando la inversión en bienes de capital y expansión en 1982, en previsión de una victoria conservadora, por lo tanto, si los conservadores ganaran, habría una verdadera explosión de la inversión de capital acumulado.

Entrevistador:      ¿Fueron las elecciones elegir entre cara ó cruz en ese momento?

Jim Rogers:        No en  mi pensamiento.

Entrevistador:        Quiero decir, en términos de votos.

Jim Rogers:     Supongo que sí, porque cuando los conservadores ganaron, el mercado explotó ese mismo día.

Entrevistador:      ¿Qué pasaba si hubieran perdido?

Jim Rogers:      Todavía no creo que he perdido algún dinero significativamente por las razones que he mencionado antes, tenía toda la previsión de que no iba a haber un cambio importante, y que el mercado alcista duraría por dos, tres ó cuatro años.

Entrevistador:     Suena como que tiene una gran convicción cuando efectúa una operación.

Jim Rogers:      Sí, es lo que suelo hacer, de lo contrario, no me molesto en hacerlo, una de las mejores recomendaciones acerca de la inversión es no hacer nada, absolutamente nada, a menos que haya algo que hacer.

No es que sea mejor que la mayoría de la gente, pero muchas personas piensan que siempre tienen que estar jugando; siempre tienen que estar haciendo algo.

Ellos hacen una gran operación y dicen: "Soy inteligente, he triplicado mi dinero" luego de ese pensamiento y piensan que tienen que hacer algo más con ese dinero, no pueden simplemente sentarse y esperar a que se presente otra buena oportunidad para desarrollar.

Entrevistador:     ¿Siempre espera a una situación a su favor? No se dice: "Creo que este mercado probablemente va a subir, así que voy a darle una oportunidad"

Jim Rogers:     Lo que usted acaba de describir es una manera muy rápida para jubilarse, yo esperaré hasta que haya dinero tirado en la esquina, y todo lo que tengo que hacer es ir allí y recogerlo.

No hago nada en el intermedio, incluso las personas que pierden dinero en el mercado dicen: "Acabo de perder dinero, ahora tengo que hacer algo para recuperarlo de nuevo." No, no debe hacerlo, usted debe esperar hasta que se presente una buena oportunidad.

Entrevistador:       ¿hace trading tan poco como sea posible?

Jim Rogers:       Por eso no pienso que sea un trader, pienso que soy una persona que espera algo a venir, espero a una situación que me favorezca.

Entrevistador:       ¿Están todas sus operaciones orientadas fundamentalmente?

Jim Rogers:     Sí, ocasionalmente sin embargo, las listas de Commodity Research Bureau me proporcionan un catalizador.

A veces el grafico para un mercado mostrará un repunte increíble ya sea hacia arriba ó hacia abajo, apreciara la histeria en las listas de éxitos, cuando veo la histeria, normalmente me gusta estudiarlo un poco más para ver si es posible ir para otro lado.

Entrevistador:      ¿Podría darnos un ejemplo?

Jim Rogers:      Sí, hace dos años, fui en corto en la soja, después de que había ido el precio hasta $ 9.60, la razón por la que lo recuerdo tan vívidamente, es porque esa misma tarde, fui a cenar con un grupo de traders, uno de los cuales estaba hablando de todas las razones por las que había comprado la soja, le dije: "Realmente no puedo decir por qué todos los argumentos alcistas están equivocados, todo lo que sé es que estoy en corto en el pánico”.

Entrevistador:       ¿Cómo elegir el momento de ir en contra del pánico?

Jim Rogers:        Espero hasta ver que el mercado comienza a producirse un gap.

Entrevistador:      ¿En el medio de todo esto, espera alguna señal para poner fin a la operación, por ejemplo, un día de retroceso?

Jim Rogers:       No, yo no sé nada sobre días de reversión.

Entrevistador:       Eso trae a la mente un ejemplo clásico de la histeria. A finales de 1979 y principios de 1980, el mercado del oro fue testigo de un avance acelerado increíble. ¿Fuiste corto en ese momento del mercado?

Jim Rogers:       Sí, vendí el oro en $ 675 dólares.

Entrevistador:      Eso fue casi $ 200 dólares muy pronto.

Jim Rogers:       Te dije que no soy un buen trader, casi siempre salgo demasiado pronto, pero fue sólo cuatro días antes de llegar a la resistencia.

Entrevistador:      Yo no he dicho que estaba muy lejos en cuanto al tiempo, pero si en cuanto al precio. ¿Cuando haces un trade de esa manera, no hay un punto en el que tiene dudas?

Jim Rogers:       Sí, cuando se va a $ 676 dólares.

Entrevistador:      ¿Pero usted se quedó con el trade?

Jim Rogers:       Sí, en ese caso, porque era un caos, era algo que no podía durar, fue el  jadeo moribundo del mercado del oro.

Entrevistador:      ¿Fue una cuestión de reconocimiento de la huella digital de un mercado en su purga final, ó fue una cuestión de que el oro se encontraba demasiado caro?

Jim Rogers:       Ambas cosas, el oro era demasiado caro, pero básicamente me gusta su terminología de "huella digital" del pánico, casi siempre que vaya contra el pánico, es porque es el momento justo para conservar.

Entrevistador:      ¿Así que cuando usted detecta el pánico, usted va automáticamente en contra de ella?

Jim Rogers:      El pánico, la histeria son por sí solos un catalizador para hacerme quedar a ver lo que está pasando, esto no quiere decir que voy a hacer algo, en el caso de los principios de mercado del oro 1980, tuve una visión que el mundo era bajista para el oro, Volcker acababa de convertirse en el presidente de la Reserva Federal unos meses antes, y dijo que íbamos a combatir la inflación, yo pensé que hablaba en serio, también me pasó por la cabeza ser bajista en el petróleo en ese momento, yo sabía que si el petróleo bajaba, el oro podría subir ó bajar.

Entrevistador:       ¿Fue porque pensaste que el oro y el petróleo debían moverse juntos, ó porque pensaste que el resto del mundo creía eso?

Jim Rogers:      En ese momento, todo el mundo lo pensaba.

Entrevistador:       Pero, ¿usted creía que la relación era cierta?

Jim Rogers:       Yo sabía que no era cierto.

Entrevistador:      La razón por la que lo hace es que siempre ha sentido que la relación entre el oro y el petróleo es una correlación por coincidencia.

Jim Rogers:       Sí, eso era todo lo que paso, por un período muy corto de tiempo, el oro y el petróleo se movieron juntos.

Entrevistador:     ¿Eso quiere decir que usted a veces realiza un trade basado en una relación que sabe en realidad no tiene ningún sentido, simplemente porque usted piensa que el resto del mundo lo cree?

Jim Rogers:      Raramente, usualmente me gusta hacer lo que creo que es lo real, la verdad, el elemento principal fue entonces que yo pensaba Volcker hablaba en serio cuando dijo que iba a eliminar la inflación, el hecho de que el petróleo estaba listo para ir hacia arriba fue solo un golpe.

Entrevistador:        En realidad, el paso decisivo se produjo en octubre de 1979, cuando la Reserva Federal cambió su política de control de las tasas de interés para controlar el crecimiento de la oferta monetaria. Sin embargo, el mercado del oro, aparentemente, no lo creía, porque subió durante varios meses después de ese punto. ¿En situaciones como esta, están los mercados también terminaron en pánico al prestar atención a los cambios en los fundamentos?

Jim Rogers:      Absolutamente, es sorprendente cómo a veces algo importante sucede, y el mercado sigue adelante a pesar de eso, ahora, tengo la experiencia suficiente para saber que sólo porque veo algo no significa que todo el mundo lo ve, mucha gente va a seguir comprando ó vendiendo sólo porque eso es lo que piensa que debe hacer.

Entrevistador:       Así que, sólo porque el mercado no responde a algunas noticias importantes, tales como el cambio de octubre de 1979 en la política de la Fed, no quiere decir que no sea importante.

Jim Rogers:      Lo mejor sería, si el mercado sigue funcionando de la manera en que no debería ir, sobre todo si se trata de una purga histérica, entonces usted sabe que la oportunidad se presentará.

Entrevistador:      ¿Puede darnos un ejemplo más reciente?

Jim Rogers:      Sí en octubre de 1987, al final de 1986 y el comienzo de 1987, había predicho que íbamos a tener un gran movimiento en el mercado de valores, y luego presenciaríamos el peor mercado bajista desde 1937, pero no sabía que iba a suceder en mi cumpleaños, fue el mejor regalo de cumpleaños que he tenido.

Entrevistador:     ¿Tuvo usted alguna idea de que la ruptura podría ser tan grande como lo fue?

Jim Rogers:       Cuando John Train me entrevistó en enero de 1987, le dije: "En algún momento, el mercado va a bajar 300 puntos en un día." Me miró como si yo fuera un loco.

Me imaginaba que el Dow estaría alrededor de 3000, y 300 puntos sólo sería del 10 %, en 1929, el mercado se redujo un 12 % en un día, el 10 % en un día no fue un gran movimiento, dado el tipo de mercados en donde estaba ocurriendo entonces.

El mercado ya había visto un número de 3, 4 y 5 por ciento, así que me dije: "¿Por qué no puede el mercado bajar 300 puntos en un día?" Yo no sabía que serían 508 puntos.

Entrevistador:     ¿Por qué eligió 1937 como una comparación en su predicción para el colapso del mercado de valores?

Jim Rogers:      Debido a que en 1937, el Dow bajó un 49 % en seis meses, lo que estaba tratando de decir era que íbamos a tener un suceso importante, rápido, profundo, un colapso horrible, a diferencia a lo que pasó entre 1973 a 1974, cuando el mercado cayó un 50 %, pero tardó dos años.

Entrevistador:       ¿Por qué utiliza a 1937 como una analogía, a diferencia de lo ocurrido en 1929 - 1930?

Jim Rogers:      Debido a que en 1929 - 1930 pasó a ser una depresión mayor, yo sabía que íbamos a tener un mercado a la baja causada por un importante colapso financiero, pero no estaba convencido de que íbamos a tener una depresión, el hecho era diferenciar entre un colapso financiero y económico.

Entrevistador:       ¿Por qué estaba esperando un colapso financiero?

Jim Rogers:      Era la atmósfera, el dinero estaba inundando el mundo, cada mercado de valores en el mundo estaba en su punto más alto.

Usted tenía todas estas historias de jóvenes, tres años salidos de la escuela, ganando al año medio millón de dólares, esa no es la realidad, siempre que vea que un mercado, está cerca de su resistencia superior, así que ese verano me posicione previendo un colapso.

Entrevistador:      ¿Estaba en acciones en largo ó en corto?

Jim Rogers:      Estaba en las acciones en corto, no compro opciones, la compra de opciones es otra forma rápida de volverse pobre.

Alguien hizo un estudio de la SEC y descubrió que el 90 % de todas las opciones expiran como pérdidas, bueno me di cuenta de que si el 90 % de todas las posiciones de opciones largas pierden dinero, eso significaba que el 90 % de todas las posiciones de opciones cortas ganar dinero, si quiero usar opciones para ser bajista, vendo calls.

Entrevistador:      ¿Cuándo cubre sus posiciones?

Jim Rogers:       Durante la semana del 19 de octubre, si recuerda, en ese momento todo el mundo pensaba que la estructura financiera de América había terminado.

Entrevistador:      ¿Ha debido cubrir a continuación, porque teníamos a la histeria yendo al otro lado?

Jim Rogers:      Eso es exactamente lo que paso, esa semana fue un caso típico de histeria, bajo ese tipo de condiciones, si usted sigue siendo solvente, tiene que intervenir allí é ir en contra de ella.

Tal vez esa iba a ser la única vez que pareciera ser el fin del mundo, y yo habría sido aniquilado también, pero el 95 % de las veces cuando vas en contra de ese tipo de pánico, usted va a ganar dinero.

Entre octubre de 1987 y enero 1988, no tenía ninguna acción en corto, esa fue una de las pocas veces en toda mi vida que no tenía ningún valor en corto, ya sea que estoy alcista ó bajista, siempre trato de tener posiciones largas y cortas, por si acaso me equivoco.

Entrevistador:      ¿Estás insinuando que después del crack, no pudo encontrar acciones para ir corto?

Jim Rogers:        Pensé que si yo acertaba y el mundo no estaba llegando a su fin de forma inmediata, todo iba a hacerse pedazos incluso las acciones que yo conocía, fundamentalmente.

En enero de 1988, empecé a ponerme en corto de nuevo, a pesar de que estoy perdiendo dinero en uno de esos cortos, estoy feliz de hacerlo porque me siento más cómodo con la protección de algunas posiciones cortas.

Entrevistador:     Mucha gente culpa a las vacaciones en octubre de 1987 derivar en el crack del programa de trading. ¿Considera usted acertado el buscar culpables en los desaciertos?

Jim Rogers:      Absolutamente, las personas suelen echarle la culpa a lo que no entienden del mercado, los políticos y las personas que pierden dinero, siempre buscan un culpable.

En 1929, se atribuyeron el crack a los vendedores en corto, y los requisitos de margen, existían muchas buenas razones por las que el mercado de valores cayó, en lo que deberían centrarse en es por qué había vendedores el 19 de octubre, pero no existían los compradores.

Recuerdo por qué me hice aún más bajista ese fin de semana antes de Octubre 19, la semana anterior, el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan anunció que la balanza comercial estaba mucho mejor, y las cosas estaban bajo control.

Dos días después, el balance de las cifras de trading salieron, y eran las peores en la historia del mundo, de inmediato me dije: "Este hombre es un tonto ó un mentiroso, realmente él no tiene idea de lo que está pasando.

Luego, ese fin de semana antes del 19 de octubre tenía al secretario del Tesoro, diciéndole al mundo que íbamos a aguantar a los alemanes al permitir que el dólar suba, porque los alemanes no estaban aflojando su política monetaria y fiscal como Baker había exigido, parecía que se iniciaba nuevamente las guerras comerciales de la década de 1930.

Yo estaba en estado de pánico, y  estaba en posiciones cortas, llamé a Singapur, la noche del domingo para añadir a mis cortos. (Singapur abre antes que el mercado Norteamericano), de modo que todos esas personas que vinieron el lunes para vender, tenían muy buenas razones para vender, y no había compradores para todo, no hubo compradores, porque no había ninguna razón para que la gente compre, incluso los compradores estaban asustados y bajistas ese lunes.

Entrevistador:      ¿Está diciéndonos que el crack fue causado por Greenspan y Baker?

Jim Rogers:       Entre otras muchas causas: Greenspan, Baker, el hecho de que el dinero era escaso, el constante empeoramiento de la balanza comercial, y haber tenido un mercado que se había disparado hasta 2700 seis semanas antes.

Si observa verá que durante 1987, mientras el S&P500, y el Dow Jones subían, el resto del mercado estaba en silencio erosionando lejos, en diciembre de 1986,  en corto las acciones financieras, a lo largo de 1987, no perdí nada de dinero, a pesar de que el Dow y el S&P500 se iban por las nubes.

Entrevistador:     ¿Ha habido veces en que desvanecido el pánico haya perdido?

Jim Rogers:       Sí, una de la mayores lecciones, sucedió en mis primeros días y me enseñaron sobre los mercados bajistas, en enero de 1970, una época en que todavía compraba opciones, tome todo el dinero que tenía, que no era mucho, y compre.

En mayo de 1970, el mercado se derrumbó, y el día siguiente el mercado tocó fondo, vendí mis puts, había triplicado mi dinero, me parecía que era un genio "Yo voy a ser el próximo Bernard Baruch," me dije a mí mismo.

Mi plan era entonces esperar que el mercado se agrupe y esta vez para vender en corto en lugar de comprar puts por lo que iba a hacer dinero rápido, efectivamente el mercado se recupero, hice lo que pensaba y me puse corto, no hace falta decir, que dos meses más tarde, yo estaba completamente aniquilado, porque no sabía lo que estaba haciendo.

Una de las acciones que había en bajada fue Memorex, vendí Memorex en $ 48 dólares, en aquellos días, no tenía la preparación psicológica y emocional para sostenerlo y, lo más importante económicamente, terminé cubriendo mis posiciones cortas en $ 72,  Memorex finalmente se fue a unos $ 96 y luego se fue directo a 2.

Yo tenía razón pero estaba absolutamente muerto de plano, acertado en corto las acciones en $ 48, simplemente terminaron siendo completamente eliminados, al mercado no le importaba que yo estuviera muerto acertadamente, esa es una de las razones por las que ahora conozco sobre la histeria.

Entrevistador:       ¿Qué aprendió de esa experiencia en particular?

Jim Rogers:      Que el mercado va a subir más de lo que yo pueda prever, y bajar más bajo de lo que creo que lo hará, yo tenía una tendencia a pensar que si yo sabía algo, todo el mundo lo sabía.

Acabo de leer las noticias, no tenía ninguna información privilegiada, lo que ahora sé es que muchos no saben lo que sé, la mayoría de la gente no tiene la preocupación de mirar seis meses, un año, ó dos años atrás.

La experiencia de Memorex me enseñó que cualquier cosa puede suceder en el mercado de valores, porque hay mucha gente en el mercado que no entiende lo que está pasando.

Entrevistador:       ¿Está buscando un mercado bajista muy pronunciado más allá de lo que hayamos visto?

Jim Rogers:       Sí, con el tiempo espero que el mercado pueda romper el de octubre 1987 a la baja.

Entrevistador:       ¿Espera una recesión así muy profunda?

Jim Rogers:       Ahora mismo, todavía estoy buscando principalmente un colapso financiero, sin embargo, los políticos pueden dificultarlo arriba y convertirlo en un colapso económico.

Entrevistador:      ¿Podemos obtener un colapso financiero sin tener una recesión muy grave?

Jim Rogers:       Por supuesto, ha sucedido muchas veces, es lo que ocurrió en 1937 como ejemplo anterior, no espero que la economía se colapse debido a que el dólar se ponga cada vez más débil, que es lo que espero, muchas partes de la economía estadounidense lo hacen bien como el acero, la agricultura, los textiles, la minería.

Entrevistador:       ¿Así que incluso si el mercado de valores cae por debajo del nivel mínimo de octubre, todavía se puede ver que la economía marcha bien?

Jim Rogers:      Absolutamente, a menos que los políticos lo dificulten arriba.

Entrevistador:     ¿Haciendo qué?

Jim Rogers:        El aumento de los impuestos, aranceles, proteccionismo, existen muchas cosas que los políticos pueden hacer para malograrlo arriba, y estoy seguro de que siempre lo hacen.

Sé que vamos a tener una crisis financiera, y si los políticos se equivocan, es posible que se produzca un colapso económico.

Entrevistador:        ¿Que va a desencadenar el colapso financiero?

Jim Rogers:         Las cifras comerciales serán cada vez peor, y esta finalmente precipitara a otra crisis del dólar.

Entrevistador:     ¿Cuál cree usted que es la causa principal del déficit comercial?

Jim Rogers:       El déficit presupuestario, por lo general, hace que el déficit comercial sea peor, usted no va a resolver el déficit comercial hasta que resuelva el déficit presupuestario.

Entrevistador:      ¿Dada la magnitud del problema del déficit, hay algo que se pueda hacer en este momento?

Jim Rogers:      El problema básico en que en el mundo actual, es que Estados Unidos está consumiendo más de lo que ahorra, se tiene que hacer todo lo posible para fomentar el ahorro y la inversión: Eliminar la fiscalidad del ahorro, el impuesto sobre las ganancias de capital, y la doble imposición de dividendos; traer de vuelta a los incentivos más atractivos para las cuentas IRA, Keogh, y 401K.

Al mismo tiempo, es necesario hacer todo lo posible para desalentar el consumo, cambiar nuestra estructura tributaria de utilizar un impuesto al valor agregado, que grava el consumo en lugar del ahorro é inversión.

Cortar el gasto público dramáticamente, y hay muchas maneras de hacerlo sin perjudicar a la economía, tenemos problemas, pero los problemas no serían tan malos cuando se producen obligados por nosotros, si no lo resolvemos, entonces vamos a tener un colapso parecido al de  1930.

Entrevistador:      Su respuesta implica que hay maneras relativamente indoloras para recortar el gasto público de forma espectacular. ¿Podría darnos algunos ejemplos concretos?

Jim Rogers:       Te voy a dar dos ejemplos, podría darte una docena, el gobierno de Estados Unidos gasta $ 5,000 millones al año para apoyar el precio interno del azúcar por lo que los estadounidenses pueden pagar 22 centavos de dólar por libra al por mayor, cuando se vendía a 8 centavos de dólar por libra en el mercado mundial.

Cinco mil millones de dólares, estaríamos mejor si el gobierno le dijera a cada productor de azúcar, "Te daremos $ 100,000 al año para el resto de tu vida, un condominio y un Porsche si usted acaba saliendo del negocio azucarero, nos ahorraríamos miles de millones de dólares al año, y todo el país se beneficiaria porque estaríamos pagando menos precio por el azúcar.

Si usted realmente desea guardar un número grande, ¿sabes de cuanto es nuestro balance anual de déficit comercial? $ 150 mil millones de dólares anuales.

¿Sabe lo que nos cuesta cada año, mantener a las tropas estadounidenses estacionadas en Europa? $ 150 mil millones de dólares anuales, las tropas estadounidenses fueron enviados allí como un ejército de ocupación hace cuarenta y tres años.

La mayoría de las personas en este país ni siquiera habían nacido cuando se tomó la decisión de enviar a nuestras tropas a Europa, ellos no están haciendo nada allí, solo están sentados, bebiendo cerveza, engordando, y persiguiendo a las chicas.

La GAO ha dicho que no tenemos suficientes balas para luchar incluso una guerra de treinta días en Europa, sin embargo, nos cuesta $ 150 mil millones al año, mantener a los muchachos allí.

Me gustaría decirle a usted que podríamos ahorrar $ 150 mil millones al año y regresar a los soldados a casa, para que los europeos se defiendan.

Y el truco es: ¿Sabe quién iba a comprar sus armas? Ellos compraban las armas de nosotros, porque no tienen una muy bien establecida industria de defensa.

Entrevistador:        Pero esas son acciones muy improbables. Incluso no hay políticos que hablen de esas soluciones.

Jim Rogers:       Entiendo que con la actual política de Washington, no va a suceder, los políticos van a dificultar las cosas, ellos no van a hacer lo que tiene que hacer, están más preocupados por mantener sus votos y ganar las próximas elecciones, eso va a continuar hasta que nos veamos obligados a resolver nuestros problemas, entonces va a ser un desastre.

Entrevistador:         ¿Si los políticos no actúan, finalmente nos enfrentamos a una elección entre una inflación muy alta ó una profunda recesión?

Jim Rogers:     Va a ser algo extremo, lo que sospecho que va a pasar, y sólo estoy especulando, es que no tengo que tomar esta decisión sin embargo en algún momento una recesión se desarrollará.

Inicialmente, los políticos dirán: Tenemos que hacer de tripas corazón y sufrir por esto, pero es bueno para nosotros porque ayudará a limpiar nuestro sistema financiero.

La gente aceptara eso por un tiempo, a continuación, va a empezar a dolerles, entonces en ese momento los políticos van a darse por vencidos, y  van a empezar a buscar la salida a ella, pero la única manera de salir del problema en ese punto es imprimir dinero real.

Entrevistador:      En ese escenario, comenzamos con una recesión y terminamos con una inflación muy alta.

Jim Rogers:      Sí, pero podríamos tener primero inflación y luego la deflación, otra posibilidad muy real es que con el tiempo vamos a tener el control de cambios.

Afortunadamente, no tengo que tomar mis decisiones de inversión por dos ó tres años adelante ahora.

Entrevistador:       ¿Qué tipo de control de cambio?

Jim Rogers:       Por control de cambios me refiero, a limitaciones en los flujos de capital, si quieres ir a Europa, no puede llevar más de $ 1,000,  no se puede enviar dinero fuera del país sin la aprobación del gobierno.

Entrevistador:      ¿Qué sucede con los valores relativos de las monedas en una situación así?

Jim Rogers:      El dólar desaparece, lo que traerían los controles de cambio es un dólar cada vez más débil, los políticos tendrían luego que tratar de traer los controles de cambio draconianas, que acabarían empeorando la situación.

Entrevistador:       ¿Cuando dices desaparece, estás hablando que el dólar llegaría a ser como el peso argentino?

Jim Rogers:     ¿Por qué no? ¿Por qué no sucedería? recuerde la expresión de la guerra civil, "Me importa un comino un billete verde de dólar"

Entrevistador:       Usted habla de la caída del dólar como si fuera algo inevitable.

Jim Rogers:     En 1983, fuimos nación más grande acreedora del mundo, en 1985, nos convertimos en una nación deudora por primera vez desde 1914.

A finales de 1987, nuestras deudas externas fueron mayores que todas las deudas externas de todas las naciones al sur del Río Grande juntos: Brasil, México, Perú, Argentina, y todos los demás.

Entrevistador:    ¿Se puede parafrasear la cadena de acontecimientos y decirlo de la siguiente manera: Nada significativo se hará para cambiar la situación de déficit? presupuestario. El déficit presupuestario continuara garantizando que el déficit comercial quede mal ó incluso empeore. Eso, a su vez, garantizara que tarde ó temprano, el dólar estará bajo una presión extrema?

Jim Rogers:       Absolutamente, es por eso que no estoy mucho tiempo en el dólar.

Entrevistador:       ¿Cómo encaja el mercado de bonos en este escenario?

Jim Rogers:      En algún momento, los extranjeros van a dejar de poner dinero en el país debido a la debilidad del dólar, eso significaría que el pueblo estadounidense tendrá que financiar la deuda.

Sólo tenemos una tasa de ahorro del 3 % al 4 %, para que el pueblo estadounidense pueda financiar esa deuda, las tasas de interés tendrían que ser muy altas, si la Reserva Federal trata de evitar las altas tasas, mediante la impresión de más dinero, entonces el dólar desaparecería y la FED perdería el control por completo.

Ese es el caso en el que se obtiene una hiperinflación de 25 % a 30 % de las tasas de interés, de cualquier manera vamos a tener altas tasas.

Usted puede comenzar con tasas más bajas en primer lugar si los políticos decidieran hacer de tripas corazón al tener una recesión, pero luego, con el tiempo se dará por vencido y empezar a imprimir dinero.

Entrevistador:       Pero, tarde ó temprano, el mercado de bonos se derrumbaría

Jim Rogers:      Absolutamente, tarde ó temprano, repetiríamos la experiencia Inglesa de no tener un mercado de bonos a largo plazo, pero no sé cuando es tarde ó temprano, podrían ser tres años, podrían ser diez años.

Entrevistador:      ¿Hasta qué punto los bonos británicos caerían en la situación a la que usted se refiere?

Jim Rogers:     Alrededor del 70 %.

Entrevistador:       ¿Qué tipo de cosas es lo que busca, a la hora de decidir cuál es el escenario que va a ocurrir en primer lugar: la deflación ó la inflación?

Jim Rogers:       La oferta de dinero, los déficit públicos, los déficit comerciales, las cifras de inflación, los mercados financieros y la política del gobierno, observo todas esas cosas para los Estados Unidos y otros países clave también, es un gran rompecabezas tridimensional.

Sin embargo, si usted tiene un rompecabezas tridimensional, podría finalmente juntarlos, pero este rompecabezas no es aquella en la que se puede distribuir las piezas en una gran mesa grande y juntarlos, la imagen siempre está cambiando, diariamente algunas piezas se quitan y otras son agregadas.

Entrevistador:        ¿Ya que estamos en el tema de los escenarios, tiene una perspectiva a largo plazo para el oro?

Jim Rogers:       En 1934, el precio del oro era de $ 35 dólares la onza, y la producción de oro se redujo todos los años desde 1935 a 1980, la producción siguió su camino descendente, porque no había ningún incentivo para buscar oro.

Durante todo ese período de cuarenta y cinco años, el consumo de oro siguió subiendo, especialmente durante los años 1960 y 1970, cuando tuvimos la revolución electrónica.

La demanda se hizo más grande y más grande, mientras que al mismo tiempo, la oferta estaba bajando, usted habría tenido un gran mercado alcista en el oro en la década de 1970, no importa qué pasara, incluso si la inflación estaba en cero por ciento, a pesar de ello ha habido un mercado alcista grande para el oro durante la década de 1970, debido a la oferta y la demanda.

La situación ha cambiado por completo en la década de 1980, no hay nada como incrementar el precio del oro de $ 35 dólares a $ 875 dólares para que la gente se interese por el negocio del oro, la producción de oro ha ido aumentada cada año desde 1980.

Sólo en base a proyecciones conocidas para aperturas de minas y expansiones, la producción de oro está programada para aumentar todos los años por lo menos hasta 1995.

Al mismo tiempo, se han producido importantes avances tecnológicos en los procesos de recuperación del oro, en resumen, hay mucho más oro disponible de la que solía haber, y esa tendencia continuará por lo menos hasta mediados de 1990, soy dueño de un poco de oro como una póliza de seguro, pero no creo que el oro vaya a ser una gran cobertura contra la inflación de la década de 1990 como la que hubo en 1970, porque la oferta y la demanda son diferentes. No sé si la cobertura contra la inflación de 1990 funcionara, pero por suerte no tengo que decidir hoy.

Entrevistador:       En el grafico de oferta/demanda se está pintando al oro como obviamente negativa. Pero si se ubica en una situación en la que, utilizando sus propias palabras, "el dólar desaparece," ¿tal evento podría inundar el equilibrio oferta / demanda interna de oro?

Jim Rogers:       Ciertamente, el oro puede mantener su poder adquisitivo, puede que sea mejor ó peor, pero no va a ser lo mejor del mercado.

Entrevistador:       ¿En otras palabras, el oro era una cobertura contra la inflación pasada?

Jim Rogers:        Los generales siempre pelean la última batalla, los administradores de carteras siempre invierten en el último mercado alcista, la idea de que el oro siempre ha sido el gran depósito de valor es absurdo, ha habido veces en la historia en que el oro ha perdido poder adquisitivo a veces durante décadas.

Debo añadir algo más sobre el oro, recuerde que el rompecabezas tridimensional del que estaba hablando, donde siempre hay piezas que se retiran y se añaden, no nos olvidemos de Sudáfrica en ese rompecabezas, la situación del oro es más complicada debido a la situación de Sudáfrica.

Confío plenamente en Sudáfrica para los tiempos que vienen, porque creo que el gobierno ha estado plantado demasiado tiempo en una esquina, si hubiera una revolución mañana y las personas autóctonas se hicieran cargo, los blancos sudafricanos podrían explotar todo su oro, así el precio bajaría mucho.

Entrevistador:   En una situación como esa, creo que el precio del oro subiría considerablemente, debido al pánico relacionado con las interrupciones en la producción minera.

Jim Rogers:      Mientras que la revolución está en marcha, el precio va a subir, pero después de eso, va a bajar, el movimiento bajista confundirá por completo a todo el mundo, le preguntarán, "¿Por qué el precio del oro se está moviendo hacia abajo?"

Pero usted tendrá que comprar después de que se mueva hacia abajo, porque la euforia de la revolución también traerá el caos.

Entrevistador:      Hemos hablado acerca de sus puntos de vista a largo plazo para el mercado de valores, bonos, divisas y oro. ¿Qué piensa del petróleo?

Jim Rogers:      Sí, cuando la recesión golpea, y le garantizo que algún día el precio del petróleo va a ir hacia abajo.

Usted puede ponerlo eso por escrito, no me importa decirlo, sin duda, va a pasar por debajo de $ 12 dólares, puede ser $ 11 ó $ 7 ó $ 3.1 no lo sé.

Entrevistador:      Dado el escenario general del que está hablando, el mercado de valores va ser bajista, el dólar va para abajo, etc., ¿hay algo que el hombre promedio puede hacer para protegerse a sí mismo?

Jim Rogers:      
Comprar monedas europeas y del Lejano Oriente, comprar letras del Tesoro, comprar tierras de cultivo.

Entrevistador:     ¿Cómo fue que se interesó en el trading?

Jim Rogers:      Sobre Invertir, aprendí sobre Wall Street en 1964, acababa de terminar la universidad y estaba como practicante universitario, conseguí un trabajo de verano a través de una persona que conocí, pasó a trabajar para una firma de Wall Street.

Yo no sabía nada acerca de Wall Street en ese momento, no sabía la diferencia entre acciones y bonos, ni siquiera sabía diferenciar entre acciones y bonos.

Todo lo que sabía acerca de Wall Street es que estaba en algún lugar de Nueva York y algo desagradable había ocurrido allí en 1929, después de ese verano, fui a Oxford durante 1964 a 1966, todas las personas que conocí en Oxford estaban interesadas en la política, yo estaba más interesado en leer el Financial Times.

Entrevistador:      ¿Estaba operando mientras estaba en Oxford?

Jim Rogers:      Muy a la ligeramente, estaba arriesgando mis estudios, el dinero que estaba invirtiendo en el mercado era mi dinero de la beca en Oxford, me hubiese gustado conseguir mi dinero de la beca a principios de año é invertirlo más tiempo.

Entrevistador:      ¿No era exactamente un gran capital?

Jim Rogers:       Si yo hubiera perdido mucho dinero en cualquiera de esos dos años.

Entrevistador:      ¿Así que usted realmente empezar a ganar dinero de buenas a primeras?

Jim Rogers:       Sí, yo estaba haciendo dinero, ese fue el mercado alcista de 1964 hasta 1.965. En el momento en que me fui de Oxford en el verano de 1966, el mercado bajista había comenzado, pero yo ya había pagado mis cuentas, tuve suerte, si hubiera ido a Oxford entre 1965 a 1967, probablemente habría sido desbancado.

Entrevistador:     ¿Qué pasó después de Oxford?

Jim Rogers:      ingrese al ejército durante un par de años, y como no tenía dinero, no podía seguir operando en los mercados, en 1968, el día que salí del ejército, me fui a trabajar en Wall Street, invertí todo lo que pude.

Mi primera esposa solía decir: Necesitamos una televisión, le decía: ¿Para qué necesitamos un televisor? Mejor invertimos el dinero en el mercado, y podríamos tener diez televisores.", también me dijo: Necesitamos un sofá, le contestaba si invertimos el dinero en el mercado por un tiempo, podríamos tener diez sofás.

Entrevistador:    ¿Qué tipo de trabajo realizo en Wall Street?

Jim Rogers:      Analista junior.

Entrevistador:      ¿Cubriendo qué acciones?

Jim Rogers:        Máquinas, herramientas y luego agencias de publicidad.

Entrevistador:      ¿Invertía en las acciones que estaba cubriendo?

Jim Rogers:     No 

Entrevistador:       ¿Exitosamente?

Jim Rogers:       Entré en el mercado en agosto 1968,  justo en la parte superior, pero todavía tenía algo de dinero, y en enero de 1970, me di cuenta de que iba a ser un mercado bajista, no sé cómo lo he descubierto.

Como mencioné anteriormente, tome todo el dinero que tenía y abrí mi posición, en mayo, había triplicado mi dinero, en julio, empecé en corto en las acciones, y en septiembre, quede desbancado, esos dos primeros años fueron grandes: Pasé de ser un genio a ser un tonto.

Entrevistador:    Así que habías vuelto a la zona cero en septiembre de 1970. ¿Qué sucedió entonces?

Jim Rogers:      Ahorré todo lo que pude y lo inverti de nuevo en el mercado, no me importaban los televisores ni los sofás, mi esposa se separo de mi.

Yo era el espíritu emprendedor personificado, al igual que otras personas acumulan grandes cadenas de distribución, y abren nuevas tiendas, yo lo hacía de la misma forma en el mercado.

Entrevistador:        ¿Estaba negociando sólo acciones en ese momento?

Jim Rogers:      También bonos, acciones, divisas, y materias primas.

Entrevistador:     ¿Cuándo se involucro en estos diferentes mercados?

Jim Rogers:      Opere en ellos casi desde el principio, bonos y acciones desde el primer día, divisas bastante temprano también., cuando estaba en Oxford, invertí todo el dinero en dólares, porque sabía que se iba a devaluar la libra esterlina cualquier día, sabía que eso iba a ocurrir, y lo hizo un año después de que me fui, una vez más, me anticipe a los acontecimientos, incluso entonces tenía una fuerte conciencia sobre monedas.

A finales de 1960, también me involucré en las materias primas mediante la compra de oro, en mis primeros años en el negocio, recuerdo una entrevista de trabajo, la persona me preguntó: "¿Qué lees en el Wall Street Journal? Le conteste: Una de las primeras cosas que observo es la página de los productos básicos, el entrevistador se quedó atónito, porque él también lo hacía, esto fue antes de que las materias primas sean consideradas productos básicos, me ofreció un trabajo, y cuando le rechacé, casi me estrangula, esa entrevista de trabajo fue en 1970, y ya se negociaban mercancías.

Entrevistador:    ¿Pasar de la zona cero en septiembre de 1970, donde empezó la negociación prudente hasta construir su éxito comercial final?

Jim Rogers:      Mis primeras pérdidas me enseñaron mucho, desde entonces, no me gusta decir este tipo de cosas, he cometido muy pocos errores, aprendí a no hacer nada a menos que sepa lo que estoy haciendo.

He aprendido que es mejor no hacer nada y esperar hasta que llegue una buena oportunidad, y un buen precio, que incluso aunque usted se equivoque no va a causarle mayor daño.

Entrevistador:       ¿Tuvo algún año de pérdidas después de ese punto?

Jim Rogers:     No

Entrevistador:       ¿Cómo surgió la idea de empezar el Quantum Fund?

Jim Rogers:      George Soros era el socio principal, yo era el socio menor, comenzamos con una pareja mayor, un socio menor, y un secretario.

Entrevistador:       ¿Cómo conoció a George Soros?

Jim Rogers:      En 1970, fui a trabajar para él, en Amhold y S. Bleichroeder, salimos en 1973 debido a las nuevas regulaciones de firmas de corretaje, que no permiten obtener un porcentaje de los beneficios de trading.

Nos hubiéramos quedado, pero no podíamos conseguir dinero, así que tuvimos que salirnos por fortuna, nos retiramos y comenzamos nuestra propia empresa.

Entrevistador:      ¿Qué tipo de comercio empleaba para el Quantum Fund? Como yo lo entiendo, ese fondo se gestiona de forma diferente al de un fondo típico.

Jim Rogers:      Hemos invertido en acciones, bonos, divisas, materias primas, en largo y en corto en todo el mundo.

Entrevistador:     ¿Usted y George Soros toman las decisiones comerciales independientemente?

Jim Rogers:       No se rompió la división del trabajo, él era el trader y yo era el analista.

Entrevistador:     ¿Has venido con la idea, por ejemplo, entrar en corto en el dólar, y no podía decidir cuándo hacerlo?

Jim Rogers:      Sí, algo así.

Entrevistador:      ¿Qué pasa si no estabas de acuerdo en un mercado? Por lo general, si no estamos de acuerdo, acabábamos por no hacer nada, así, ambos teníamos que estar de acuerdo en la operación para realizarla.

Jim Rogers:      No había reglas, a veces estábamos en desacuerdo y hacíamos el trading de todos modos, porque uno de nosotros nos sentíamos más seguro.

Pero ese tipo de escenario rara vez ocurrió, ya que por lo general siempre estábamos de acuerdo, y una vez que trabajamos las cosas, era bastante claro observar que el comercio era ya sea bueno ó malo.

Cuando pensamos algo, se formaba un consenso, no me gusta usar esa palabra, porque el consenso es inversión es un desastre, pero que casi siempre parecían venir juntos.

Entrevistador:      Cuando se negocian productos apalancados como las materias primas y divisas, ¿cómo determinar cuál era su margen de operación?

Jim Rogers:      Hasta que nos quedemos sin dinero, siempre buscamos aprovecharlo al máximo, cuando compramos algo y nos quedamos sin dinero, queremos observar la cartera y descartar la que parecía ser la opción menos atractiva en ese punto.

Por ejemplo, si usted quería comprar maíz y se quedó sin dinero, ó bien hay que dejar de comprar maíz ó vender algo más, es un proceso de selección.

Entrevistador:    ¿Nunca se evalúa el riesgo de sus posiciones de forma individual? ¿Por lo tanto, si usted pierde dinero en un mercado y tuvo que reducir su cartera, es posible con la misma facilidad recortar en otro mercado?

Jim Rogers:        Correcto, nosotros siempre descartamos las posiciones menos atractivas de la cartera.

Entrevistador:       Incluso hoy en día, suena como un fondo muy poco convencional. ¿En aquel entonces, me imagino que era probablemente la única en cuanto a su tipo de  estrategia de inversión?

Jim Rogers:        Sin duda, era única, todavía no conozco a nadie que negocie en todos los mercados, por todos los mercados, me refiero a las divisas, materias primas, bonos y  acciones en largo y corto alrededor del mundo.

Estoy jubilado ahora, y sigo observando todos estos mercados, la gente me pregunta: "Usted está jubilado.
Tenemos un equipo completo y no podemos ni siquiera mantenernos al día con todos estos mercados. ¿Qué quiere decir usted está jubilado?

Entrevistador:      Debo admitir que me resulta gracioso cuando usted dice que está jubilado.

Jim Rogers:       Ahora en mi retiro, estoy más activo que nadie, y la gente dice: "¿Cómo usted sigue todas estas cosas?"

Entrevistador:       Tengo la misma pregunta.

Jim Rogers:       No veo cómo se puede invertir en el acero estadounidense sin entender lo que está pasando en el aceite de palma de Malasia, como expliqué antes, todo es parte de un rompecabezas tridimensional grande que siempre está en constante cambio.

Entrevistador:      ¿Cómo encuentra el tiempo suficiente para estudiar todos esos mercados? Sólo la lectura de noticias parece ser una tarea monumental.

Jim Rogers:      No lo hago en forma tan activa como antes, con los años, he pasado mucho tiempo almacenando muchas cosas en mi cabeza.

He desarrollado una gran perspectiva de muchos mercados, cuando enseño, los estudiantes siempre están asombrados por la gama de mercados históricos con los que estoy familiarizado.

Sé de estos mercados porque los he estudiado minuciosamente, leyendo muchos libros de materias primas, bonos y acciones muchas veces, durante muchos años, a modo de ejemplo, sabía del gran mercado alcista en el algodón en 1861, cuando el algodón pasó de centavos a $ 1.05 dólares.

Entrevistador:      ¿Cómo se entero de un mercado como ese?

Jim Rogers:       Empiezo buscando años anómalos en un gráfico histórico de largo plazo, cuando veo un grafico como el mercado de 1861 del algodón, me pregunto: "¿Qué hizo? ¿Por qué sucedió eso?" Entonces trato de entenderlo, a partir de ese enfoque, se aprende mucho.

De hecho, uno de los cursos que imparto en el Columbia, se conoce por los estudiantes como "Toros y osos," requiere que cada estudiante debe encontrar un importante movimiento histórico mercado.

No importa el mercado que sea, ó si el movimiento era hacia arriba ó hacia abajo, mis instrucciones son para que me digan lo que hubieran hecho en ese momento, el siguiente pasó preguntarse. Cuando el caucho estaba en 2 centavos uno dijo: "¿Cómo puede el caucho nunca subir?" Sin embargo, subió doce veces, alguien lo vio.

Yo siempre les pregunto: "¿Qué podrían haber visto en ese momento?" Siempre les pregunto. Ellos dirán: "Yo sabía que el mercado subiría, porque no iba a haber una guerra." Pero yo haría que me digan cómo podrían haber conocido el momento en que una guerra se avecina, el curso les da una perspectiva histórica a través de una amplia gama de mercados y les enseña cómo analizarlos.

He vivido o estudiado cientos, posiblemente, incluso miles, de los mercados alcistas así como bajistas, en cada mercado alcista, ya sea IBM ó la avena, los toros siempre parecen encontrar razones por las que debe continuar, y siguen, y siguen.

Recuerdo haber oído cientos de veces, "Vamos a quedarse sin suministro." "Esta vez va a ser diferente." "El petróleo tiene que venderse a $ 100 el barril." "El petróleo no es una mercancía.

El oro es diferente a cualquier otra mercancía." Bien aunque pasen 5,000 años no ha sido diferente de cualquier otra mercancía, ha habido algunos períodos en los que el oro ha sido muy optimista, y otros períodos en los que ha bajado desde hace muchos años, no hay nada místico en ello, sin duda ha sido un depósito de valor, pero también lo han sido el trigo, el maíz, el cobre etc.

Todas estas cosas han existido desde hace miles de años, algunos son más valiosos que otros, pero al final todos son productos básicos.

Entrevistador:      Supongo que el mercado de valores 1987 es un ejemplo reciente  del dicho esta vez va a ser diferente.

Jim Rogers:      Correcto, no iba a ocurrir una escasez de mercancías nuevamente, en 1968, una de las principales casas de Wall Street publicó una gran tesis acerca de por qué no había una escasez de existencias en desarrollo, y por qué el mercado alcista tenía que seguir subiendo durante años a lo más alto.

En 1987, se comenzó a oír todo de nuevo: Hay una escasez de las reservas, porque todo el mundo está comprando en toda esa mercancía, en la parte inferior del mercado a la baja, no va a haber una escasez de dinero se lo aseguro con un superávit gigantesco de acciones.

Sobre el tema de la bolsa japonesa en el explosivo crecimiento, preocupa a algunos expertos financieros occidentales, que temen que del auge podrían ir a la quiebra, si eso sucediera, los inversores con grandes pérdidas en Tokio podrían verse obligados a sacar dinero de otros mercados, lo que provocaría otro crack.

Las acciones japonesas ya se cotizan a precios astronómicos en comparación con las ganancias de estos, las empresas que emitieron las acciones, al menos para los estándares americanos, en la Bolsa de Valores de Nueva York, tales precios bordean la relación de 15 a 1, mientras que en Tokio los múltiplos son a menudo cuatro veces más altos, Nippon Telegraph & Telephone cotiza a 158 veces sus ganancias.

Las autoridades japonesas han permitido una burbuja especulativa para crecer, advierte George Soros, gerente del Quantum Fund con sede en la ciudad de Nueva York, en ningún momento en el pasado una burbuja de esta magnitud ha desinflado de manera ordenada.

Tales preocupaciones son infundadas, sostienen analistas en Tokio, los japoneses atribuyen los altos ratios de precio/ganancias, en parte, a las normas de contabilidad que permiten a las empresas subestimar los ingresos para mantener sus impuestos más bajos.

Otro factor que apuntala los precios es la llamada cruz de retención de acciones, debido a que muchas empresas japonesas tienen grandes bloques de acciones de otras empresas, que por tradición son rara vez objeto de comercio, menos acciones están a la venta por lo que sus precios suben.

Entrevistador:     ¿Hay mucha similitud entre los diferentes casos de histeria del mercado?

Jim Rogers:      Siempre se da el mismo ciclo, cuando un mercado baja, llega un momento en que algunas personas compran porque están infravalorados, las aperturas de mercado suben y más gente compra porque es una cosa fundamentalmente sólida para hacer ó porque los gráficos se ven bien.

En la siguiente etapa, la gente compra porque ha sido lo mejor que puede hacer, mi madre me llama y me dice, "¿Dónde puedo comprar XYZ?" Yo le pregunto: "¿Por qué?" "Debido a que el precio por acción se ha triplicado", me contesta.

Por último, llega la etapa mágica: La gente está histérica por comprar, porque saben que el mercado va a subir para siempre, y los precios superan cualquier tipo de valor económico racional, lógico.

Todo el proceso entonces se repite a la baja, el mercado se pone tremendamente caro y empieza a bajar, más gente vende porque los fundamentos están siendo pobres, como la economía se deteriora, más y más gente vende.

A continuación, la gente vende sólo porque ha sido lo mejor que puede hacer, todo el mundo sabe que no va a valer nada, por lo que venden, entonces el mercado alcanza la etapa de histeria y se pone muy subvalorado.

Es entonces cuando se puede comprar a precios de ganga, pero para una inversión a largo plazo, por lo general tienen que esperar unos años y dejar que incremente el precio de mercado.

Entrevistador:      Hablando de mercados alcistas extremos, hace poco leí que Australia vendió varios acres de terrenos en Tokio por $ 450 millones que habían comprado por $ 250,000 hace veinticinco años. ¿Es Japón el fenómeno de Tulipmanía de nuestro tiempo? (Durante el periodo de 1634 - 1636, un frenesí especulativo en tulipanes golpeo a Holanda, causando un enorme auge y colapso en los precios del bulbo de tulipán, cuyo evento sigue siendo famoso hoy en día).

Jim Rogers:       Te garantizo que el mercado de valores de Japón va a tener un colapso importante, posiblemente el próximo año ó dentro de dos, muchas de nuestras acciones van a bajar de 80 % a 90 % en el mercado a la baja, más de ellos van a bajar del 80 % al 90 %.

Entrevistador:      ¿Hay alguna manera de que, el trader promedio estadounidense pueda tomar ventaja de eso?

Jim Rogers:     Acciones japonesas en corto, índices japoneses en corto, calls japoneses en corto, comprar puts japoneses, una gran cantidad de acciones japonesas comercio aquí y usted puede simplemente ir en corto en ellas.

Usted puede ir corto el índice japonés, que cotiza en Singapur y Osaka, la mayoría de los bróker americanos pueden hacerlo por usted.

Existen por lo menos cinco grandes corporaciones japonesas que tienen opciones negociadas en el Chicago Board Options Exchange, aunque creo que el colapso se acerca, usted tiene que tener mucho cuidado en ir en corto en acciones de Japón, ya que puede cambiar la tendencia contra usted en cualquier momento.

No sé si se acuerda de la bolsa de valores kuwait de 1980 a 1981, en ese mercado, usted podía comprar acciones con un cheque con fecha adelantada, podía comprar $ 10 millones de acciones con un cheque con fecha adelantada, podía comprar $ 100 millones de dólares en acciones de esa manera, no importaba.

Todo el mundo lo estaba haciendo, al final había un empleado de aduanas que era dueño de $ 10 mil millones de dólares en reservas, todo ello en cheques con fecha adelantada.

Aunque ese mercado fue un ejemplo muy claro de histeria, no opere en corto, pensé en ello tanto tiempo, la razón por la que no fui en corto, fue porque sabía que cuando el mercado se derrumbara, se crearía un caos y no habría forma de recuperar mi dinero.

Por supuesto el mercado se derrumbó eventualmente, si hubiera ido en corto me habrían echado la culpa a mí, y me dirían que lo cause por entrar en corto, la gente incluso me culpa de la crisis de octubre del año pasado, porque predije que iba a suceder.

Algunas personas afirman que causé que los precios del petróleo se derrumbaran, porque dije que el precio del petróleo iba a bajar, me gustaría ser así de influyente ó poderoso.

Para volver a Japón, tengo un par de pantalones cortos japoneses, y voy a tener más, pero haga lo que haga en Japón, sé que cuando venga la crisis, no quiero estar cerca de los soportes, porque los japoneses van a protegerse a sí mismos, y todo lo que hagan para protegerse a sí mismos, no va a ser bueno para Jim Rogers eso lo garantizo.

Entrevistador:    ¿Pueda que no sea capaz de recuperar su dinero?

Jim Rogers:       Sí, podrían congelar la moneda, podrían tener tres niveles diferentes de precios para la moneda, quien sabe lo que vayan a hacer.

Entrevistador:      ¿No estaría protegido si fueras corto en acciones japonesas que cotizan en la bolsa americana como el СВОЕ?

Jim Rogers:       Supongamos que crean dos niveles de monedas, y el hombre al otro lado de la operación no puede cumplir con su obligación.

Entrevistador:       La cámara de compensación seria la responsable.

Jim Rogers:       Muy bien,  estoy feliz de escucharlo, esa es la mejor noticia que he tenido en mucho tiempo, aún así, pase lo que pase voy a tener cuidado.

Si el mercado de valores japonés va desde 30,000 a 24,000 ó 20,000 es que está bien, pero es mejor pensar en salir de ella, antes de que el vaya a 12,000, si espera tanto tiempo, usted puede obtener beneficios, pero que va a ser muy doloroso.

Entrevistador:       ¿Por qué dejó el Quantum Fund?

Jim Rogers:      No quiero hacer lo mismo el resto de mi vida, siempre quise tener más de una carrera, cuando llegué a Nueva York en 1968, era un pobre muchacho de Alabama.

Por 1979, había hecho más dinero del que yo sabía que existía en el mundo, también estábamos creciendo, habíamos empezado con tres personas, y en 1979 teníamos quince personas, querían saber cuándo podrían ir de vacaciones, obtener aumentos, etc. no estaba interesado en nada de eso, yo estaba más interesado en invertir, no quería ser más grande.

En septiembre de 1979, decidí que sería mi último año, pero luego en octubre, se produjo un gran colapso en el mercado de valores, que navegamos buscando oportunidades, fue tan divertido que decidí quedarme un año más, me retire en 1980.

Entrevistador:       ¿Fue 1980 el inicio de su "retiro"?

Jim Rogers:         Sí, en 1980, simplemente cobre lo que me correspondía y me retire.

Entrevistador:      ¿Es que el punto de que se convirtió en un trader independiente?

Jim Rogers:      El término real que prefiero es "desempleado".

Entrevistador:        Bueno, pero usted enseña en la Universidad de Columbia.

Jim Rogers:      El término es desempleado, lo hice como una cosa de partida a tiempo parcial en 1983 para que poder jugar al squash.

Entrevistador:         Pensé que era el amor a la enseñanza.

Jim Rogers:       Se ha convertido en mucho más, pero cuando empecé, yo ni siquiera quería enseñar, únicamente quería aprender a jugar squash.

Entrevistador:      ¿No está siendo gracioso? ¿En realidad comenzó a enseñar por que podría jugar al squash?

Jim Rogers:      Lo digo en serio, la Universidad de Columbia está aquí y el decano me hablo para impartir un curso, le dije, "No creo que la gente deba ir a la escuela de negocios." Pensaba que, para muchas personas, la escuela de negocios era una pérdida de tiempo, todavía lo creo. 

Pero una cosa que quería aprender en mi retiro era como jugar squash, así que hice un trato con el Decano para enseñar un curso por semestre de forma gratuita, a cambio de acceso de por vida al gimnasio de la Universidad de Columbia, acepto y pensé que conseguí una buen trato, pero él fue más inteligente que yo, todavía estoy enseñando.

Entrevistador:       Supongo que en este punto, realmente disfruta enseñar

Jim Rogers:       Oh, es muy divertido, sí, y la Universidad de Columbia es fenomenal.

Entrevistador:      ¿Qué cursos está enseñando?

Jim Rogers:      Análisis de seguridad, análisis de inversiones, y el curso "Los toros y los osos" del que hablamos antes.

Entrevistador:    ¿De sus muchas experiencias comerciales, alguna que destaque como especialmente dramática?

Jim Rogers:      Muchas como el 19 de octubre del presente cumpleaños, del que hablé antes fue probablemente el mejo, agosto de 1982 es otra, coloque una gran parte de mi patrimonio neto en bonos en largo entre 1981 y 1982, y agosto de 1982, que fue cuando se disparó.

Entrevistador:      ¿Algunas experiencias negativas?

Jim Rogers:      Agosto de 1971 fue un momento muy emocionante, estábamos en largo para Japón y en corto para América, y una noche de domingo, Nixon anunció que estábamos tomando el patrón oro.

Yo ni siquiera sabía que había sucedido, había estado en algún lugar en mi moto, y llegue en la mañana del lunes sin haber leído los periódicos, esa semana el mercado bursátil japonés cayó 20 %, y el mercado de valores de Estados Unidos subió, estábamos perdiendo en gran medida en ambos lados.

Entrevistador:      ¿Ha tenido que liquidar sus posiciones de buenas a primeras?

Jim Rogers:      No se puede liquidar en un momento así. ¿Quién puede vender en Japón? ¿Quién podría comprar a en los Estados Unidos? En una situación como esa, usted tiene que averiguar si está bien ó mal.

Si iba a ser un cambio fundamental importante siempre, la primera pérdida es la mejor pérdida, pero si, fundamentalmente, es básicamente correcta, entonces usted no hace nada más que sentarse allí y dejar que se produzca la histeria del mercado a su alrededor.

Entrevistador:      ¿Mantuvo sus posiciones?

Jim Rogers:     Si.

Entrevistador:       Así, que realmente tuvo que sobrellevar una pérdida en papel en un momento traicionero.

Jim Rogers:      No hay tal cosa como una pérdida de papel, una pérdida de papel es una pérdida muy real.

Entrevistador:     ¿Cuál fue el análisis que le dio la confianza para permanecer con sus posiciones?

Jim Rogers:      Nuestro análisis fue que este no era el fin del mundo, simplemente Estados Unidos había dado un paso a corto plazo, que no va a resolver los problemas a largo plazo de nuestro país.

Entrevistador:     ¿Esa posición realmente llego a estar bien?

Jim Rogers:      Resultó bien, el anuncio de Nixon era sólo un paso más en la disolución del acuerdo de Bretton Woods [un pacto internacional de 1944 que, entre otras cosas, los lineamientos establecidos para la estabilización del tipo de cambio] y el declive de Estados Unidos, América fue reuniendo su propio mercado a la baja.

Entrevistador:      Así, que lo vio como un movimiento estético, que no iba a cambiar la tendencia, y usted se quedó con su posición.

Jim Rogers:      Cierto.

Entrevistador:     ¿Es que en un principio general: Cuando se implementan las medidas del gobierno para contrarrestar una tendencia, debe vender el rally después de la acción del gobierno?

Jim Rogers:     Absolutamente, debe escribirse como un axioma que siempre invierte en contra de los bancos centrales, cuando los bancos centrales tratan de apuntalar una moneda, se irá al otro lado.

Entrevistador:    ¿Cuál es la mayor falacia pública sobre el comportamiento del mercado?

Jim Rogers:      Que el mercado siempre tiene razón, el mercado casi siempre lo hace mal, puedo asegurarlo.

Entrevistador:       ¿Qué otra cosa?

Jim Rogers:      Nunca, haga lo que dice el mercado, tienes que aprender a ir en contra de los mercados, tienes que aprender a pensar por ti mismo; ser capaz de ver que el emperador está desnudo, la mayoría de la gente no puede hacerlo.

La mayoría de la gente quiere seguir a la multitud. "La tendencia es tu amiga". Tal vez ese consejo sea válida durante unos minutos en Chicago, pero no en su mayor parte, a raíz de lo que hacen los demás rara vez es una manera de hacerse rico, usted puede ganar dinero de esa manera durante un tiempo, pero mantenerlo es muy difícil.

Entrevistador:    Pero, en realidad, su estilo de negociación consiste en quedarse en una tendencia durante años. ¿Lo que usted está diciendo resulta contradictorio?

Jim Rogers:      Ese tipo de tendencia, es una que se justifica económicamente es diferente, tienes que ver el cambio de equilibrio entre oferta/demanda temprana, comprando anticipadamente, y sólo comprar los mercados que van a durar años.

Por "seguimiento de tendencia", me refería a la compra de un mercado sólo porque sube y venderlo sólo porque baja.

Entrevistador:     ¿Qué reglas de trading sigue ahora?

Jim Rogers:        Busque la histeria para ver si usted no debe ir en sentido contrario, pero no debe ir por el camino opuesto, hasta que haya examinado completamente la situación.

Además, recuerde que el mundo siempre está cambiando, sea consciente de los cambios, comprar en el cambio, usted debe estar dispuesto a comprar ó vender cualquier cosa, de modo que muchas personas dicen, "yo nunca podría comprar ese tipo de acciones", "Yo nunca podría comprar servicios públicos", "Yo nunca podría apostar por materias primas." Usted debe ser flexible y estar alerta para invertir en cualquier cosa.

Entrevistador:        Aconsejando al inversor medio, ¿qué le diría?

Jim Rogers:       No hagas nada hasta que sepas lo que está haciendo, si gana el 50 % dos años seguidos, y luego pierde el 50 % en el tercer año, en realidad sería peor que si usted acabara colocando su dinero en un fondo de mercado.

Espere a que algo se presente y sepas que es correcto, luego tome su beneficio, ponga de nuevo el dinero en un fondo de mercado, y sólo tiene que esperar de nuevo, de ese modo usted va a posicionarse muy por delante de todos los demás.

Entrevistador:     ¿Alguna vez ha realizado una mala jugada en una posición importante? Es decir, en uno de sus tiros casi seguro, alguna vez se ha equivocado, ó ¿son tan bien seleccionados que acaban siempre  bien?
Jim Rogers:      No quiero que suene como que no sé cómo perder dinero, porque sé cómo perder dinero mejor que la mayoría de la gente, pero no he tenido un error importante en mucho tiempo.

Pero hay que recordar que yo no opero a menudo, no es como si yo estuviera tomando tres decisiones al mes, puedo tomar tres decisiones al año, ó cinco decisiones al año, y voy a estar con ello.

Entrevistador:     ¿Con qué frecuencia opera?

Jim Rogers:       Bueno, hubo una diferencia entre hacer un trade y la decisión de comprar bonos en 1981, he tenido bonos desde 1981, pero lo vendo alrededor de la posición.

Hago operaciones, pero en el fondo yo las poseo, fui corto en el dólar a finales de 1984, ahora he realizado una buena cantidad de operaciones en divisas desde el final de 1984, pero es básicamente realizo una gran cantidad de trades siempre.

Entrevistador:      Muy pocos inversionistas ó traders son tan exitosos como lo ha sido en el tiempo. ¿Qué lo hace diferente?

Jim Rogers:      Yo no juego, únicamente no juego.

Entrevistador:   Puedo entender eso, pero aún así, muy pocas personas pueden analizar los mismos fundamentos que usted está observando, y constantemente ser acertado en la evaluación de todas las variables.

Jim Rogers:       Eso sí, no hacer nada hasta que sepa que es lo correcto, a modo de ejemplo, hasta que vea a la agricultura estadounidense tocar un mínimo, entonces no debe importarle lo que suceda en el mundo, a menos que el mundo vaya a dejar de comer no se puede ir tan mal.

La Agricultura norteamericana es ahora tan competitiva, y así muchos agricultores marginales se han lavado, tienen que ir para arriba, usted acaba de ver la agricultura estadounidense deteriorarse, se deteriora, y luego usted compra.

Usted puede comprar temprano ó tarde, en mi caso, por lo general un poco temprano, pero, ¿y qué? Lo peor que ha sucedido es que lo compró antes de tiempo. ¿A quién le importa?

Entrevistador:     ¿Hay algo más aparte del hecho de ser muy selectivo, lo que lo diferencie?

Jim Rogers:      No tengo límites, soy completamente flexible, estoy abierto a todo, y yo persigo todo, no tengo reparos en especular en dólares de Singapur ó estar en corto en aceite de palma de Malasia, ó comprar acciones de General Motors.

Entrevistador:      ¿Que ocurre cuando se tiene un escenario para las divisas, una para el mercado de valores, uno para el mercado de bonos, y no todo seleccionado?

Jim Rogers:      Entonces no voy a hacer nada, sucede todo el tiempo, no hago nada hasta ver que todas las piezas encajen.

Entrevistador:      ¿Cuál es su opinión acerca de la lectura del gráfico?

Jim Rogers:      No he conocido a un analista técnico rico, excluyéndome, por supuesto, los analistas técnicos venden sus servicios técnicos y hacer mucho dinero.

Entrevistador:     ¿Utiliza los gráficos usted?

Jim Rogers:        Sí, los observo semanalmente, las utilizo para el aprender, para ver lo que está pasando, aprendo mucho sobre lo que está pasando en el mundo, al ver los gráficos.

Entrevistador:      Pero no siempre observa los gráficos y dice: "Yo he visto este tipo de patrón antes, y por lo general significa que el mercado es alcista"

Jim Rogers:      Miro los gráficos para ver lo que ha sucedido.

Entrevistador:       ¿No es lo que va a pasar?

Jim Rogers:     Lo que ha sucedido, si usted no sabe lo que ha sucedido, nunca sabrá lo que va a suceder.

Los gráficos me dicen que hay un mercado alcista en proceso, ellas me dan hechos, pero eso no es todo, no digo lo que es el término que utilizó anteriormente, la inversión, hay una inversión aquí, ni siquiera sé lo que es una inversión.

Entrevistador:     Es simplemente una reversión.

Jim Rogers:      No me digas, me podría volver loco, no sé nada de esas cosas, y no quiero saber.

Entrevistador:    ¿Los mercados se comportan de manera diferente ahora, porque con tanto dinero, está siendo manejado por sistemas orientados tendencialmente?

Jim Rogers:      No, es posible que no siempre han estado presente, pero siempre ha habido sistemas, garantizo que se puede volver 100 años atrás en el mercado y no encontrar una sola década, donde no ha habido algún tipo de sistema, una especie de nueva fórmula desarrollada para participar en los mercados.

Entrevistador:     Así que los mercados de hoy en día son básicamente los mismos mercados en las décadas de 1970, 1960, y 1950.

Jim Rogers:      Al igual que los mercados del siglo XIX, suceden las mismas cosas, donde los mercados suben y bajan, no se han cambiado las reglas de oferta y demanda.

Entrevistador:      ¿Tiene algo que agregar en este punto?

Jim Rogers:      Estoy siempre en busca de aventura, me gustaría ser capaz de poder apartarme de los mercados.

Existen dos problemas. En primer lugar, la inversión es un pasatiempo tan maravilloso que es difícil renunciar, no he cambiado de cuando tenía veintidós años de edad, siempre quise leer y conocer todo lo que estaba pasando y averiguar el futuro.

¿El segundo problema es lo que hago con mi dinero si me detengo? Si lo encargo a mi agente amistoso en XYZ, estaría en bancarrota en cinco años, y luego tendría que volver al trabajo.

Entrevistador:     ¿Para finalizar, algo que quiera agregar?

Jim Rogers:      Para una buena inversión, se necesita realmente sólo sentido común, pero es sorprendente cómo algunas personas tienen el sentido común de cómo detectar la misma situación exactamente, los mismos hechos exactos y no ver lo que va a suceder.

El 90 % de ellos se centrará en lo mismo, pero el buen inversionista ó trader, verá otra cosa, la inteligencia que se distancia de la sabiduría convencional no es muy común.

El enfoque de Jim Rogers puede ser difícil de emular en su totalidad, pero muchos de sus principios de trading son de gran importancia para todos los traders.

Sus conceptos básicos son:

1.-  Valor de Compra.- Si usted compra un valor, trate de que la perdida no sea excesiva, en caso de que la operación haya sido incorrecta.

2.-  Espere a observar un catalizador.- Los mercados puede que no vayan a ninguna parte, durante largos períodos de tiempo, para evitar la inmovilización de su dinero en un mercado en rango, espere hasta que haya un catalizador que le indique un cambio de dirección del mercado.

3.-  Venta en el histeria.- Este principio es básico, pero su aplicación no es nada fácil, el sistema de Rogers se puede parafrasear como sigue: Espere a que se dé un periodo de histeria, examine para ver si el mercado está mal, ir contra la histeria si es válido fundamentalmente, asegúrese de que tiene razón, y luego manténgase firme. Las partes difíciles son los dos últimos pasos, muy pocos traders tienen la capacidad de análisis de Rogers, y una percepción intuitiva para sortear los laberintos de los hechos y  estadísticas, en el "rompecabezas tridimensional" de los mercados mundiales, y llegan a conclusiones correctas en el largo plazo con asombrosa certeza.

Sin este tipo de exactitud, la capacidad de sentarse a espera podría ser una virtud letal, y aunque sea posible predecir a largo plazo las tendencias económicas con un grado suficiente de exactitud, todavía sigue siendo el problema para poder estar tranquilos, sobre todo cuando la presión financiera de histeria mercado está funcionando en contra de su posición.

Por ejemplo, no creo que muchos traders habrían podido vender oro a $ 675 dólares, quedarse corto el tiempo que subió a $ 875 dólares en sólo cuatro días, y luego mantener la posición a través de la posterior caída a largo plazo, con el tiempo la liquidación en un gran beneficio, inclusive si usted tiene los nervios de acero necesarios para duplicar esta hazaña, su probabilidad carece de los recursos financieros necesarios para no quedar fuera en este tipo de mercado ó el mismo alto grado de precisión en la selección de sus operaciones.

Tal vez este concepto en particular debe venir con una etiqueta de precaución adjunto: ¡Advertencia! Cualquier intento por parte del practicante no calificado para aplicar el método descrito en este documento puede llevarlo a la ruina financiera.

4.-  Ser muy selectivo.- Espere al trade justo que está por venir, nunca haga trading por el gusto a operar, tener la paciencia para sentarse a esperar con su dinero hasta que un trade de alta probabilidad se presente como exactamente correcto.

5.-  Sea flexible.- Los sesgos en contra de ciertos mercados ó tipos de operaciones limitan su campo de oportunidades, un trader que dice: "Nunca jamás volveré a estar en corto," tiene una clara desventaja en comparación con el trader que está dispuesto a ir tanto en corto como en largo.

El trader que está abierto a examinar una amplia gama de mercados tiene una clara ventaja sobre alguien que está dispuesto a participar en un solo mercado.

6.-  Nunca se guie de los consejos.- Mantenga este principio en mente y usted tendrá menos probabilidades de comprar acciones, que después de que el Dow Jones haya pasado de 1,000 a 2,600, y todo el mundo está convencido de existe una escasez de existencias.

7.-  Saber cuándo terminar una posición perdedora.- Si usted cree que el mercado va en contra de suyo, porque su análisis original era defectuoso (por ejemplo, cuando te das cuenta de que pasa por alto un factor fundamental importante), y luego como Rogers afirma: "La primera pérdida es la mejor pérdida." Sin embargo, si el mercado va en contra de suya, pero usted está convencido de que su análisis original estaba en lo cierto, entonces espere en la histeria.

Como una palabra de advertencia, esta última condición se debe aplicar sólo a los traders que entienden completamente los riesgos involucrados.
 
---------------------------------------------------------------------------------------------
FUENTE:                                MAGOS DEL MERCADO

0 comentarios:

Publicar un comentario