sábado, 16 de septiembre de 2017

Entrevista a Edward Thorp


Edward Thorp, posee un doctorado en matemáticas y PhD en física, ingreso a los mercados atraído por los juegos de azar, pero no apostando de una forma convencional, normalmente los juegos de azar de casino tienen un lado negativo para el jugador, y cuanto más tiempo se juega, mayor es la posibilidad de ruina financiera, este tipo de juego es la antítesis a lo que Thorp estaba interesado, Thorp de hecho era, extremadamente adverso al riesgo a consecuencia de haber crecido durante la Depresión.

El objetivo de Thorp era buscar eliminar la parte del azar en las apuestas, trató de idear estrategias que colocaran la ventaja a su favor en los juegos del casino, tarea que al principio parecía imposible, sorprendentemente tuvo éxito en la elaboración de estrategias para obtener una ventaja significativa en varios juegos de casino, incluyendo blackjack, baccarat y ruleta, irónicamente idear estrategias para ganar en lo que siempre se supuso eran juegos imbatibles, resultó más fácil que ejecutarlas.

Ganar en los juegos de los casinos presentan problemas prácticos, los jugadores que ganan notan que los casinos tienen baja tolerancia a aceptar a jugadores que ganan por cualquier método a ser que sea por pura casualidad.

Thorp pensaba que los mercados financieros le podrían proporcionar una mejor alternativa para aplicar su investigación, los mercados eran después de todo un juego más grande, y nadie lo expulsaría si se daba cuenta de que ganaba de una manera consistente, de ese modo incursiono en el mercado de valores.

Esta investigación llevó a descubrir a la inversión en warrants (opciones a largo plazo) estaban mal valuadas, al trabajar en el problema de cómo fijar precios y opciones, Thorp conoció a Sheen Kassouf, quien también fue profesor en la Universidad de California en Irvine (en economía) y que estaba trabajando en un proyecto similar, Thorp y Kassouf unieron fuerzas y colaboraron durante un tiempo, y en 1967, fue co-autor de sus descubrimientos en el libro Beat the Market.

Despues de este trabajo, Thorp eventualmente desarrolló una versión de lo que más tarde se convertiría en el famoso modelo de precios de opciones Black-Scholes, esta fórmula era considerablemente más poderosa que la investigación publicada en Beat the Market, y Thorp conservo la fórmula para sí mismo.

En 1969, Thorp se asoció con un corredor de la Costa Este, James Regan para lanzar el primer fondo de cobertura cuantitativa (también el primer fondo neutro del mercado), Princeton Newport partners.

Princeton Newport Partners (PNP), según su nombre se estructuró como una operación de dos oficinas, Thorp encabezaba el área de investigación, programación y la generación comercial en Newport Beach, mientras que su socio, James Regan, dirigía la ejecución de órdenes de administración de negocios, cumpliendo las órdenes de cumplimiento y comercialización de la oficina de Princeton.

Thorp había dividido la empresa para que pudiera concentrarse en hacer lo que amaba la investigación y deshacerse de las obligaciones del lado del negocio, la estructura dividida de la empresa funcionó muy bien durante 19 años, pero también lo llevó a su desaparición.

En diciembre de 1987, 50 agentes federales allanaron la oficina de Princeton para reunir archivos y cintas como evidencia de violaciones en la comercialización de valores.

El Fiscal de los Estados Unidos, Rudolph Giuliani, eventualmente presentó cargos de crimen organizado contra Princeton Newport Partners (PNP), la primera vez que la ley RICO había sido invocada contra una firma de valores.

En agosto de 1988, Regan y otros cuatro miembros de la oficina de Princeton fueron procesados en 64 cargos, los cargos se redujeron esencialmente a dos elementos: el estacionamiento de acciones (dejando acciones en parte para ocultar la verdadera propiedad) y la manipulación de acciones relacionadas con una oferta de valores de Drexel.

Aunque algunos empleados de Princeton Newport Partners (PNP) fueron originalmente condenados, sus condenas fueron posteriormente anuladas, y ninguna permaneció en ningún momento en la cárcel.

Los periodistas que cubrieron el caso casi universalmente asumieron que la acusación draconiana de Giuliani (por ejemplo, invocando el estatuto RICO), que era ampliamente vista como desproporcionada con relación a los cargos, tenía la intención de obligar a Regan ya los demás empleados de Princeton Newport Partners (PNP) a rendir testimonio contra Michael Milken y Drexel.

Thorp desconocía las transgresiones de la oficina de Princeton y pensó solamente que había un problema en el momento de la redada en sí mismo, los acusados de la oficina de Princeton no estaban disponibles con información, y Thorp aprendió más sobre el caso por la prensa que por parte de su socio.

Thorp nunca fue acusado ó incluso entrevistado, sin embargo su empresa había sufrido daños irreparables, pocos meses después de las acusaciones, Thorp decidió cerrar Princeton Newport Partners (PNP), la delegación de facultades en la parte comercial de su firma había sido conveniente, pero permitió que ocurrieran acciones que destruyeron su fondo de cobertura, a pesar de haber llegado a la mejor rentabilidad/riesgo en la industria.

Después del cierre de Princeton Newport Partners (PNP), Thorp mantuvo la oficina de Newport, donde continuó negociando por cuenta propia, durante 1990 a 1992, se centró principalmente en el comercio de órdenes judiciales japonesas, que se encontraban en términos generales infravaloradas.

Finalmente, se vio obligado a abandonar esta estrategia cuando los distribuidores ampliaron dramáticamente sus bid/ask, eliminando cerca de la mitad del beneficio potencial de cada operación.

Thorp había negociado con éxito una estrategia de arbitraje estadístico desde mediados de los años ochenta, en 1992 le pidieron que dirigiera la estrategia para un gran cliente institucional, dos años más tarde, fundó su segundo fondo de cobertura, Ridgeline Partners, para abrir la estrategia de arbitraje estadístico a otros inversores.

Ridgeline cotizaba muy activamente, promediando alrededor de 6 millones de acciones al día y representando aproximadamente el 0.5 % del volumen total de NYSE, Thorp empleo esta estrategia durante 10 años, obteniendo un promedio del 21 % de rendimiento compuesto anual con sólo un 7 % de volatilidad anualizada siendo este un registro notable.

Después de cerrar Ridgeline en 2002, Thorp dedicó su tiempo a administrar sus asignaciones a otros hedge funds, también desarrolló un sistema de seguimiento de tendencias, que comercializó desde finales de 2007 hasta principios de 2010.

A continuación la entrevista a Edward Thorp:

Entrevistador:      Cuando usted estaba creciendo, ¿tenía alguna idea a dónde se dirigía en la vida?

Edward Thorp:       No, mi padre era muy adverso a los negocios, sufrimos durante la Gran Depresión, fue guardia de seguridad porque era el único trabajo que pudo encontrar, fue soldado en la Primera Guerra Mundial, se enlisto para formar parte de la fuerza expedicionaria americana, sufrió múltiples heridas de metralla, aunque obtuvo medallas corazón purpura, estrella de plata y estrella de bronce, regresó con gran hostilidad hacia la guerra basándose en lo que había visto, mucha de las actitudes agresivas de mi padre se desataron sobre mí, incluyendo el dolor y el sufrimiento de la Depresión y la aversión a la guerra, a menos que sea lo que usted llama una guerra necesaria.

Entrevistador:         ¿Tu padre era un hombre con estudios?

Edward Thorp:       Si lo era, tenía alrededor de un año y medio de universidad, pero desafortunadamente no tenía el dinero para continuar, era realmente inteligente, sin embargo, tenía una habilidad matemática natural, lo mismo que mi madre, también fue muy buen escritor, no fue mucho, pero ganó un concurso de escritura en Chicago premiándolo con una máquina de escribir en 1934, escribí un libro de probabilidad elemental sobre la misma máquina de escribir en 1965.

Me interesé en la ciencia cuando tenía ocho ó nueve años, fui a una escuela secundaria académicamente deficiente, pienso que clasificamos 31 de 32 en el sistema escolar, así que básicamente fui autodidacta, instale un laboratorio detrás del garaje en un lavadero que compartí con mi madre, compré productos químicos con el dinero que hice entregando periódicos a las 2 de la mañana. 

Me interesaba la física, la química, la astronomía y la electrónica, y me lo pasé muy bien practicando y aprendiendo todas estas cosas, mi intención era ir a la universidad para convertirme en un científico académico, probablemente ingeniero químico. 

Yo estaba reacio a los negocios porque consideraba el mismo punto de vista de mi padre, que los negocios estaba lleno de ladrones que no tenían los mejores intereses del mundo en mente y estaban a la búsqueda de lo que pudieran conseguir.

Entrevistador:         ¿Cree usted que la experiencia de la Depresión afectó la forma en que más tarde vería los mercados y los riesgos?

Edward Thorp:       Tuvimos que tener mucho cuidado con cualquier posesión que tuviéramos porque era difícil de conseguir, teníamos muy poco dinero y apenas nos alcanzaba, así que nada se desperdiciaba, todo se conservaba. 

Lo mismo ocurría con mis experimentos científicos, donde reutilizaba viejas partes una y otra vez de múltiples maneras, en lo que respecta al riesgo, me hizo pensar muy cuidadosamente acerca de la planificación para el futuro, tratando de asegurarme de que tenía la desventaja cubierta, para quedar atrapado en alguna circunstancia económica terrible, y que obtendríamos suficiente, esto no me preocupaba tanto ya que era algo en lo que pensaba, nos acostumbramos a tener muy poco dinero, pero basta con ser muy cuidadosos y trabajar duro.

Creía que si trabajabas mucho, vendrían cosas buenas, esperaba ser profesor de ciencias en una universidad, pero hubo algunos acontecimientos que sucedieron a lo largo del camino, que podrían haber sido precursores de mi futuro, por ejemplo, cuando yo tenía ocho años, había trabajadores de WPA frente a la casa en los años treinta, era un día de verano muy caluroso, estaban sudando pesadamente y obviamente estaba muy sediento, fui a la tienda, compré un paquete de Kool-Aid por un centavo, le hice seis vasos y lo vendí por un centavo cada uno, un centavo tenía realmente un valor considerable en esos días. 

En el invierno, me dedique a la nieve, al principio cobraba un centavo, pero encontré que había tanta demanda que subí el precio a un centavo más, y luego a 15 centavos, el primer año, cuando tenía ocho años gané varios dólares, pero al año siguiente los otros niños se dedicaron y el mercado cambió.

Entrevistador:         Un ejemplo clásico de no haber barreras de entrada al mercado

Edward Thorp:       Otra cosa que sucedió y me dio una pista sobre mi futuro, fue que tenía un primo que no era totalmente escrupuloso y que descubrió que se podían manipular las máquinas tragamonedas que se encontraban en gasolineras, y hacer que pagaran más de lo que deberían. 

Esto era un hecho bastante asombroso dado que usted podría ir a sacudir las máquinas y conseguir muchas monedas adicionales, no hice una carrera con ello, pero acabe descubriendo que había una situación de juego donde se podía extraer algún dinero extra.

Cuando estaba en la escuela secundaria, tenía un profesor de inglés muy talentoso que influyo en mí la escritura, realmente se preocupaba por los niños, no diría que era totalmente raro pero ciertamente no era la norma, habíamos ido a Las Vegas en un viaje, después estuve en su casa para una cena y me dijo que era imposible vencer a esas personas.

Eso me hizo pensar en la ruleta, la bola parecía un planeta y pensé que sería posible batir la ruleta midiendo la posición y la velocidad de la bola por su rotación.

Entrevistador:         ¿Qué edad tenía entonces?

Edward Thorp:       Tenía 15 años.

Entrevistador:         Así que incluso a esa edad, al parecer conocía la física newtoniana.

Edward Thorp:       Cuando tenía 16 años hubo un concurso de física, en el sur de California en el que competían los mejores estudiantes de física, todos los demás estudiantes tenían 17 ó 18 años de edad, pero me colocaron primero por un margen muy amplio.

Entrevistador:         ¿Usted aprendió física de forma autodidacta?

Edward Thorp:       Aprendí por mí mismo, siempre tenía mi mente pensando, conseguí un libro de texto de la física de la universidad y aprender cerca de dos tercios de él, antes del concurso de física, pero eso era aparentemente bastante, me gradué cuando tenía 16 años y fui capaz de asistir a la universidad a través de una combinación de becas y ahorros de mi trabajo repartiendo diarios, me gradué con un grado en física de la UCLA, y luego recibí una maestría en física, casi había completado todos los requisitos para un doctorado ya que había hecho todo el curso, exámenes escritos y orales y estaba trabajando en la última parte de mi tesis y encontré con algunos problemas de matemáticas, era una tesis sobre la mecánica cuántica.

Me di cuenta de que necesitaba tomar más cursos de matemáticas, la física de la UCLA en ese momento era deficiente en lo que se refiere a las matemáticas, básicamente tenía sólo dos primeros años de matemáticas de la universidad más algunos cursos avanzados de matemáticas, pero nada acerca de lo que un matemático tomaría. 

Tuve que saltar los cursos de posgrado en matemáticas, para ponerme al día sobre las matemáticas que necesitaba para terminar los cálculos en mi tesis, una vez que lo hice, me di cuenta de que teniendo en cuenta la cantidad de matemáticas que tenía que aprender, podría obtener de matemáticas más rápido de lo que podía salir de física, así que terminé obteniendo mi doctorado en matemáticas.

Entrevistador:         Así que literalmente, casi un doctorado doble en matemáticas y física.

Edward Thorp:       Exactamente.

Entrevistador:         ¿Nunca terminó su tesis para obtener un doctorado en física?

Edward Thorp:       No, ya no valía gastar mi tiempo en ello, aunque no me habría tomado mucho más tiempo para conseguirlo.

Entrevistador:         ¿Le gustan las matemáticas más que la física?

Edward Thorp:       Era un poco extraño, cuando estudiaba física, la forma en que hacían las cosas no tenía sentido lógico para mí, hablaban de modelos de cosas, pero no explicaban cuidadosamente los supuestos, me gustó mucho la lógica de las matemáticas, una vez que aprendí la lógica de las matemáticas, podría volver a la física y ver muy claramente los supuestos que estaban haciendo y por qué estaban haciendo.

Entrevistador:      Como profesor de matemáticas, ¿cómo se involucró en el desarrollo de sistemas de apuestas del blackjack?

Edward Thorp:       En diciembre de 1958 cuando estaba enseñando en la UCLA, un año antes de ir a enseñar en el MIT, mi esposa y yo íbamos a Las Vegas para unas vacaciones económicas, sabía que era malo apostar porque las probabilidades están en contra de de ti, uno de los profesores en el departamento de matemáticas que escuchó que iba a Las Vegas me dijo: "Hay un nuevo artículo en el Diario de la American Statistical Association que te dice cómo jugar así incluso en blackjack." 

Pensé que si Podría jugar a casi incluso, podría divertirme sin que me costara mucho, por supuesto, no lo pensé a través de todo el camino, porque aunque no podría costar mucho en promedio, mi experiencia no iba a ser promedio. Iba a haber alguna fluctuación aleatoria alrededor de la pendiente negativa modesta esperada, que podría ser favorable ó desfavorable. 

He leído este artículo, y deduje que podía jugar con un margen de la casa de sólo el 0,62 %, que era mucho mejor que cualquier otro juego en Las Vegas.

Hice una tarjeta de estrategia de blackjack, y cuando llegué a las mesas, me senté con 10 dólares y comenze a jugar, la gente de la mesa estaba siendo aturdida porque el distribuidor tenía una muy buena suerte, mi pequeña tarjeta de estrategia del cual los otros jugadores se habían reído cuando me senté por primera vez, estaba muy bien, yo estaba sosteniendo el mío.

Entrevistador:         ¿Cuál era la estrategia que el artículo había recomendado?

Edward Thorp:       Era lo que ahora se conoce como la estrategia básica en blackjack, luego de unos 20 minutos, conseguí una mano con un as y siete, tenia 18, y el crupier tenía nueve, la estrategia funciono y los otros jugadores exclamaron cuando lo hice, pensando que era un tonto, la siguiente carta fue un cuatro, por lo que tenía 12, los otros jugadores pensaron que había conseguido justo lo que me merecía, luego me dieron una serie de ases y dos, lo que me dio seis cartas con un total de 16.

La estrategia funciono de nuevo, y conseguí un cinco, que me dio una tarjeta de siete 21, ahora los otros jugadores estaban emocionados, pensaban que la tarjeta de estrategia era más bien mágica, jugué durante un tiempo más, y finalmente terminé perdiendo 8 de mis 10 dólares, cuando volví a UCLA, releí el artículo, y me di cuenta de que había un potencial para vencer al juego haciendo un seguimiento de las cartas jugadas.

Entrevistador:         Supongo que el artículo no supuso ningún conocimiento de las cartas jugadas, con todos los resultados igual de probable en cada juego.

Edward Thorp:       Exactamente, el artículo asumió una estrategia cubierta completa todo el tiempo, en promedio esa es el punto de vista correcto, pero si tienes más información como las cartas que se han jugado, entonces usted puede mejorar esas probabilidades.

Estaba convencido de que era muy probable que hubiese cambios significativos en el margen hacia adelante y hacia atrás, la pregunta era cómo identificar esas oscilaciones, escribí a los autores del artículo de blackjack, y me enviaron todos sus manuales de laboratorio con los cálculos. 

Pasé unas cinco ó seis semanas dominando todos los detalles de lo que habían hecho, mi plan era repetir sus cálculos, con algunas cartas retiradas de la baraja, por ejemplo, sacar los dos, sacar los tres, y así sucesivamente, yo estaba usando una calculadora de escritorio y haciendo progresos muy lentos. 

Decidí estimar cuánto tiempo tomarían mis cálculos, encontré que si hacía todo lo que quería hacer me llevaría varios miles de años, para entonces, yo había tomado un trabajo en el MIT, en ese momento, el MIT tenía una computadora IBM 704, que era entonces la mejor computadora comercial disponible.

Entrevistador:         ¿En qué año fue?

Edward Thorp:       1959.

Entrevistador:      Eso es muy temprano, recuerdo ser un estudiante de último año en la universidad 11 años más tarde, y tratando de ejecutar un modelo econométrico en el IBM 360, escribías el programa en una pila de tarjetas perforadas, y si faltaba una coma, el programa no funcionaba y tendrías que iniciar el programa de nuevo.

Edward Thorp:       Esa fue mi experiencia también, el IBM 704 era nuevo y raro en ese entonces, y servía a 30 universidades de Nueva Inglaterra, como miembro de la facultad, pude reservar algo de tiempo, no sabía mucho acerca de la programación, pero terminé desarrollando cosas que los programadores ya conocían, como las subrutinas. 

Modularizado el programa y probado los bloques por separado para asegurarme de que el programa funcionaba obteniendo los resultados que pensé que debería obtener, luego colocaba los bloques juntos, yo tomaba un bloque para probar si el bloque podría funcionar algo como calcular duplicando las expectativas, de manera similar a lo experimentado, dos ó tres días más tarde, mis tarjetas volvían con una banda de goma y un pedazo de papel alrededor de ellos, indicando los errores gramaticales que había cometido, inicialmente, estaba atascado con errores gramaticales, pero luego me era mucho más exacto hacerlo, y las cosas comenzaron a correr mucho mejor.

En 1960, empecé a obtener resultados, y era realmente emocionantes, cuando corrí la combinación de cuatro ases, el margen se fue al -2,5 %, ese resultado implicaba que si había cuatro ases adicionales en la baraja, las probabilidades iban a +2.5 %. 

Usted se preguntaría, ¿cómo puede tener cuatro ases adicionales? Por supuesto que no se puede, pero si usted está abajo a la mitad de una baraja y ninguno de los ases ha salido, las probabilidades son las mismas que una cubierta completa con ocho ases.

Entrevistador:         ¿Calculó las probabilidades de variar una carta a la vez y mantener todo lo demás constante?

Edward Thorp:       Sí, eso me ató a la imagen que tenía cuando leí el papel original en la en UCLA, puede representar el problema de probabilidad del blackjack como un espacio de 10 dimensiones, con la fracción de cada tarjeta variando a lo largo de un solo eje, la fracción de cada tarjeta es un decimotercero, excepto para las cartas con un valor de 10, que se agrupan y tienen una fracción combinada de cuatro trece partes, se puede pensar en cualquier baraja, es decir, en cualquier combinación de cartas, como un punto en ese espacio de 10 dimensiones, las coordenadas de cada punto se determinan por la fracción de cada valor de tarjeta que queda en la cubierta.

Entrevistador:         ¿Cuál fue la estrategia que eventualmente desarrolló?

Edward Thorp:       Cuando escribí por primera vez un documento sobre este tema para los procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, describí una estrategia de cinco años, pero eso era porque era simple y todos lo conseguían, pero no era la estrategia que planeaba usar. 

En la estrategia de los cinco, si todos los cinco están fuera, usted tiene un 3,3 % de ventaja, una aplicación simple sería apostar con la estrategia básica el 90 % del tiempo y hacer apuestas realmente grandes el 10 % del tiempo cuando todos los cinco están fuera. 

Esa fue una buena estrategia en el sentido de que nadie esperaba esta característica del juego, todo el mundo pensaba que los ases y 10s eran lo importante, el problema con la estrategia era que las cubiertas con todos los cinco hacia fuera ocurrían solamente cerca del 10 % del tiempo. 

La siguiente estrategia que desarrollé se basó en 10s, mi razonamiento era que puesto que hay muchos 10s en la cubierta, una estrategia basada en 10s proporcionaría considerablemente más fluctuación en las probabilidades.

Entrevistador:         ¿La idea es de que a pesar de que la estrategia de los cinco proporciona una mayor probabilidad de apuesta, la estrategia 10s ofrece muchas más oportunidades?

Edward Thorp:       Exactamente, los cincos eran en realidad la carta que más influencia tenía, siguiendo los Aces y luego 10s y 6s.

Entrevistador:         ¿Tuvo problemas para publicar su artículo dado el tema del juego?

Edward Thorp:       Aquí es cómo conseguí publicarlo, sabía que tenía que publicarlo rápidamente, porque había gente sin escrúpulos que dirían que habían descubierto la misma información. 

Había pasado por varias etapas en mi carrera donde la gente había robado cosas que había escrito del mundo de las matemáticas y afirmaba que era de ellos, decidí que quería hacer una publicación rápidamente, y quería incluirla en una prestigiosa revista. 

La mejor manera de hacerlo era publicarlo en la Academia Nacional de Ciencias, pero había que encontrar un miembro que presentara el documento para usted ó de lo contrario no lo tomaría.

Investigué en el área de Cambridge donde estaba ubicado y descubrí que había dos miembros, un miembro era un algebrista en Harvard que no tenía ni idea de lo que estaba hablando y probablemente no le habría importado si lo hacía, el otro miembro fue Claude Shannon en el MIT. 

Shannon fue un profesor conjunto de matemáticas é ingeniería, y uno de los únicos dos profesores distinguidos en el MIT, fui a su secretaria y le pregunté si podía conseguir una cita, ella me dijo: "Puede que te vea por cinco minutos, pero no habla con la gente si no está interesado, así que no esperes más que una entrevista muy breve ".

Entrevistador:         ¿Conocía de su reputación cuando fue a verlo?

Edward Thorp:       No, yo no sabía nada más de que él era un miembro de la Academia Nacional de Ciencias y un profesor distinguido en MIT, me acerqué a la oficina de Shannon en una sombría tarde de invierno, justo después del almuerzo, y encontré a este hombre de aspecto delgado, de cabello muy recortado, con un brillo en los ojos y una apreciable inteligencia. 

Le dije lo que quería, leyó mi resumen y me dijo: "Bueno, en vez de llamarla, Una Estrategia Ganadora para Blackjack ", mejor la llamamos" una Estrategia Favorable para Veintiuno, lo que suena un poco más académico, lo leyó durante unos 10 ó 15 minutos y dijo: "Parece que has encontrado todas las grandes ideas aquí, me indicó que necesitábamos disminuir la cantidad de papel para la publicación, por lo que muchos de los descubrimientos que estaban en mi libro no acabaron en el libro, fueron corregidos para adecuarlo al tamaño, entonces Shannon preguntó, "¿En qué más estás trabajando?"

En este punto tengo que volver a 1955 y recoger la historia de la ruleta, acababa de conseguir mi maestría en física, y estaba sentado en el comedor de la Universidad Cooperativa de Vivienda de la Asociación (UCHA), grupo de estudiantes independientes que viven cerca del campus de la UCLA, donde yo residía.

La gente se reunía allí para tomar pausas de estudio y discutir sobre todo, alguien trajo una ruleta y estaba explicando por qué no podía ganar, le dije: "No creo que eso sea verdad", inicie mi trabajo, algunas personas estaban interesadas en trabajar en ello, comencé con un pequeño grupo, que se desanimo bastante rápido, pero yo continúe por mi cuenta.

Un compañero al que estaba enseñando me compró una ruleta de tamaño medio en agradecimiento por mi ayuda, él sabía que quería uno y compré un cronómetro que marcaba centésimas de segundo, lo que fue un gran gasto para mí. 

Hice experimentos de campo, colocando una cámara de cine en un trípode y usando el cronómetro para medir el tiempo, hice observaciones para determinar la respetabilidad del movimiento de la bola, si no repetía, significaría que había demasiada aleatoriedad para que el proceso funcionara. 

Representé gráficos de donde estaba la bola en varios puntos en el tiempo, los resultados parecían bastante buenos, el proceso parecía repetirse, también creé un experimento analógico al permitir que una bola de la ruleta se deslizara por una pista inclinada por el suelo. 

La idea era que podía traducir el movimiento giratorio de la rueda en un equivalente lineal, podría tomar la energía potencial por la altura en la que lancé la pelota como la cantidad de energía cinética que la bola iba a recibir cuando rodara hacia abajo. 

Quería ver si la misma cantidad de energía potencial convertida en energía cinética enviaría la pelota aproximadamente al mismo lugar en el suelo cada vez, no era una prueba, pero me dijo que no podía descartar la posibilidad de que la predicción de la ruleta podría funcionar. 

Una noche, mi esposa había invitado a mis suegros a cenar, y yo estaba tan absorto en mis experimentos que perdí la noción de lo que estaba sucediendo a mi alrededor, se preguntaron dónde estaba porque no me presenté en la mesa, vinieron a buscarme y me encontraron rodando bolas por el piso, estoy seguro de que en ese momento, deben haber pensado que su hija había cometido un grave error al casarse conmigo.

Entrevistador:         O que habías perdido la razón. ¿Cómo se relaciona esto con Shannon?

Edward Thorp:       Cuando Shannon me preguntó en qué otra cosa estaba trabajando, empecé a contarle sobre mis experimentos con la ruleta, Shannon era aficionado a los accesorios, se emociono porque esta idea estaba justo en un callejón sin salida. 

Los pocos minutos que me habían asignado se extendieron por varias horas, decidimos continuar los proyectos juntos, pedimos una rueda reacondicionada de Las Vegas, recuerdo que costó $ 1.500 dólares, hubo gran emoción cuando llegó a la casa de Shannon en una enorme caja de embalaje, lo instalamos en el sótano de Shannon en una mesa de billar que era sólida. 

Conseguimos el equipo del estroboscopio del MIT de modo que cuando usted giraba la bola, usted podría ver los destellos del el estroboscopio, que se encendería brevemente, haciendo que la bola permanecía inmóvil, el efecto fue como la luz estroboscópica de una discoteca. 

También teníamos un reloj grande de segunda mano que hacia una revolución por segundo, con el dial dividido en centésimas de segundo, pudimos golpear el estroboscopio y detener el reloj al mismo tiempo, para que pudiéramos ver dónde estaba el balón a la hora exacta. 

Esta configuración nos permitió hacer muchas mediciones, después de varios meses de trabajo, determinamos que podríamos obtener un enorme 44 % de ventaja en la ruleta al predecir el octante más probable en el cual la pelota aterrizaría, así que construimos la primera computadora portátil, que ahora está en el Museo del MIT.

Entrevistador:         ¿Qué tan grande era?

Edward Thorp:       Era del tamaño de un paquete de cigarrillos, el plan era el mismo que yo había formulado cuando estaba sentado en el comedor del MIT un domingo por la tarde, una persona usaría la computadora y haría la sincronización con los interruptores con los dedos del pie, la otra persona usaría un receptor de radio y haría las apuestas.

Entrevistador:         Entiendo conceptualmente que la física newtoniana podría ser aplicada para predecir una zona de llegada más probable, para la bola en la ruleta, pero lo que nunca he entendido es cómo podría físicamente determinarse el tiempo para la ubicación de una bola en movimiento con precisión suficiente para una computadora dar una respuesta utilizable.

Edward Thorp:       Buena pregunta, la forma en que funcionaba era que emplearíamos las insignias del hotel en el borde estacionario exterior de la rueda, como punto de referencia y cada vez que el doble cero pasara este punto, golpearíamos el interruptor para marcar ese tiempo.

Entrevistador:         Pero, ¿cómo podría tomar el tiempo que con precisión suficiente?

Edward Thorp:       Ahí es donde utilizábamos el estroboscopio, practicamos en el sótano de Shannon con una luz muy tenue, y el estroboscopio se encendería para mostrarnos donde la pelota estaba ubicada en comparación a donde pensábamos que era, tomo algo de entrenamiento, aprendimos a anticipar la cantidad justa, con la práctica pudimos obtener el error estándar por el diámetro de la bola.

Entrevistador:         Supongo que usted tiene que esperar a que la bola gire alrededor de un par de veces, por lo que la velocidad se ralentiza antes de hacer su estimación.

Edward Thorp:       Sí, básicamente quieres que la bola vaya tan lentamente como sea posible cuando haces tú apuesta, porque cuanto más cerca de tu tiempo hasta el final, más exacta es tu predicción.

Entrevistador:         Pero tienes dos objetos en movimiento: la ruleta y la bola. Usted mencionó la ruleta ¿qué pasa con la bola?

Edward Thorp:       La forma en que funcionaba era que golpeabas el interruptor del dedo del pie cuando el doble cero pasara la marca, y volverías a golpear el interruptor la próxima vez que pasara la marca, así que ahora, el equipo sabe cuán rápido va la ruleta, la bola se hace girar después de las mediciones de la ruleta.

Entrevistador:       Ya veo, no hay necesidad de mediciones simultáneas, primero se mide la velocidad de la ruleta, y luego se mide la velocidad de la bola, de una a la vez tomando dos puntos de referencia.

Edward Thorp:
       Exactamente hay que hacer cuatro clics: los dos primeros le dicen la velocidad de la ruleta, y el segundo le dice la velocidad de la bola, mi idea era que la señal de la computadora siguiera los tonos de la octava, cada tono correspondiente a un octante de la rueda. 

A Shannon se le ocurrió la hermosa idea de diseñar el programa para que hiciera un ciclo a través de los tonos, proporcionando la mejor estimación en cada momento, al hacer click en la cuarta vez, los tonos se detendrían. 

El último tono que escuchaba era el octante en el que se debía apostar, lo bueno de este enfoque era que no había tiempo de cálculo, la computadora estaba calculando continuamente la mejor estimación, y cuando usted fallaba en la última vez, el proceso de cómputo había terminado.

Entrevistador:      Así como a medida que pasa el tiempo, la estimación está cambiando constantemente.

Edward Thorp:       Exactamente, cada tono le dice cuál es la estimación actual, el programa fue diseñado para darle esta estimación, suponiendo que el último click se produjo en ese momento exacto, una vez que escuchamos el último tono, apostaríamos en los cinco números en ese octante.

Entrevistador:         ¿Cuándo aplicaste tu sistema de apuestas de la ruleta en un casino real?

Edward Thorp:       Shannon y yo, junto con nuestras esposas fuimos a un viaje a Las Vegas en agosto de 1961. 

Entrevistador:         ¿Quién llevaba la computadora y quien llevaba el receptor de radio?

Edward Thorp:       Shannon era mejor en estimar la posición de la bola que yo, así que él era el contador de tiempo y llevaba la computadora, se sentaba al lado de la ruleta y anotaba los números como cualquier jugador con un tonto sistema.

Entrevistador:         Como una diversión.

Edward Thorp:       Exactamente, los casinos no le molestarán si usted está haciendo eso, yo llevaba el receptor y me sentaba en el otro extremo de la mesa, donde ni siquiera podía ver la ruleta.

Entrevistador:         Así que oías los tonos.

Edward Thorp:       Sí, oía los tonos, tenía un pequeño altavoz, el altavoz era bastante pequeño para tenerlo en la oreja, inicialmente habíamos probado cables de cobre que eran tan finos como cabellos, pero casi no tenían resistencia a la tracción y se rompían demasiado fácilmente, encontramos alambres de acero que utilizamos, que tenían una cantidad moderada de resistencia a la tracción, pero aún no eran suficientes, y también se rompían periódicamente, inevitablemente uno de los cables se rompería, y entonces tendríamos que dejar la mesa de la ruleta y repararla.

Entrevistador:         ¿Cuántas apuestas podrían hace antes de que se rompieran los cables?

Edward Thorp:       Aproximadamente 12 a 15, y entonces eventualmente algo saldría mal.

Entrevistador:         ¿Cómo sabría Shannon que algo andaba mal?

Edward Thorp:       Me levantaba y salía de la mesa, una vez estaba sentado y había una señora sentada a mi lado, de repente me miró, y sus ojos se abrieron de par en par,  estaba horrorizada, de inmediato supe que algo estaba mal, así que me fui inmediatamente y fui al baño de los hombres, había una cosa grande, negra, que parecía un insecto, saliendo de mi oreja era el altavoz con los cables, los alambres fueron pintados con pintauñas de color carne, por lo que no podía ser visto.

Entrevistador:         ¿Cómo les fue esa semana?

Edward Thorp:       Ganamos muchas monedas individuales de diez centavos.

Entrevistador:      Con una ventaja del 44 %, ¿por qué utilizó un tamaño de apuesta tan conservador?

Edward Thorp:       Queríamos probar que nuestra estrategia funcionaba, además estábamos teniendo muchos problemas con el equipo.

Entrevistador:         ¿Cuál fue su ventaja real?

Edward Thorp:       Parecía ser coherente con lo que habíamos calculado.

Entrevistador:        ¿Hizo usted viajes de seguimiento donde apostó cantidades más significativas?

Edward Thorp:       No, y hubo varias razones por las que no lo hice, en primer lugar el blackjack estaba una buena parte de mi tiempo, en segundo lugar, poco tiempo después, acepté un puesto de trabajo en la Universidad Estatal de Nuevo México, lo que hizo difícil la colaboración con Shannon, en tercer lugar, me pregunté si quería seguir en una empresa en la que tenía que disfrazarme, en cuarto lugar todo el mundo estaba muy asustado.

Entrevistador:         Tenían miedo de ser descubiertos

Edward Thorp:       Los casinos suelen ser violentos.

Entrevistador:         Sí, me imagino, era una de las preguntas que iba a hacerle, usted dice todo el mundo ¿que hay de usted sentía temor?

Edward Thorp:       Por alguna razón nunca tuve miedo.

Entrevistador:         ¿Por qué?

Edward Thorp:       Simplemente no me asusto, soy consciente, y evito tomar riesgos absurdos, cuando estaba jugando blackjack en Las Vegas, siempre me aseguraba de estar rodeado de gente y luces.

Entrevistador:         Pero eso no le habría ayudado si el casino le atrapaba.

Edward Thorp:       Es verdad, si te atraparan, te llevarían a la habitación de atrás y te golpearían, pero en este punto sentía que tenía un escudo por la publicidad de mi exposición del blackjack a la prensa, si me hubieran hecho algo, realmente podría haber hecho que se vieran mal, creo que probablemente lo sabían.

En 1964, hubo una gran reunión de la Nevada Resort Hotel Association en Las Vegas después de la revista Life publicó un artículo titulado “The Professor Who Breaks the Bank”, que creó mucha publicidad para los sistemas de apuestas de blackjack. 

El artículo causó un gran alboroto entre los dueños de los casinos, y tuvieron una reunión para discutir qué hacer al respecto, treinta años más tarde, un individuo con el nombre de Vic Vickrey que estaba en la reunión escribió un artículo al respecto, aparentemente ellos discutieron varias alternativas incluyendo deshacerse de mí y romperme las rodillas, afortunadamente para mí, optaron por la opción correcta, que fue cambiar las reglas del juego.

Entrevistador:         Pero en ese momento, las ideas ya estaban publicadas, por lo que "ir en contra suya", no habría hecho nada por ellos de todos modos.

Edward Thorp:       Habría sido inútil, y se dieron cuenta.

Entrevistador:         Hace algunos años, leí un libro llamado Eudaemonic Pie sobre un grupo de estudiantes de física, que también desarrolló una computadora de pie usando la física newtoniana para predecir el resultado más probable para las ruletas. ¿Hubo alguna conexión entre usted y ellos?

Edward Thorp:       Aquí está la conexión, en la segunda edición de Beat the Dealer, mencioné que había una manera de ganar en la ruleta, en 1969 recibí una llamada de un matemático llamado Ralph Abraham preguntando sobre mi sistema de ruleta, en ese momento pensé que nunca volvería a usarlo yo mismo, así que podría compartir la información, pocos años después, algunos estudiantes de posgrado en física hicieron lo mismo, contaban con la próxima generación de electrónica y llegaron al mismo 44 % de ventaja estadística.

Entrevistador:         Volvamos al blackjack. ¿Su artículo fue publicado en una revista científica?

Edward Thorp:       Fue publicado en 1961 en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

Entrevistador:         ¿Cuál fue la respuesta?

Edward Thorp:       No hubo tanta respuesta del público a ese artículo, como hubo una charla que di al mismo tiempo en la reunión anual de la American Mathematical Society. 

He presentado un resumen de la charla llamada Fórmula de Fortune: Una Estrategia Ganadora para Blackjack, el comité revisó mi propuesta, y sin saberlo en el momento iban a rechazarla como el trabajo de otra persona, reciben muchas presentaciones de personas que pretenden demostrar lo que matemáticamente es imposible, como pruebas para partir en tres partes un ángulo con una brújula y un borde recto solos, ó sistemas de juegos basados en el azar para juegos que son imposibles de vencer.

Entrevistador:         ¿Leyeron su publicación?

Edward Thorp:       La publicación aún no había salido, todo lo que tenían era el resumen, afortunadamente uno de los miembros del comité era un teórico abstracto de números, John Selfridge, con quien había trabajado en la UCLA, le dijo al comité: "Conozco a esta persona, y si él dice que es verdad, es así sin duda".

Sólo me enteré de esto unos años más tarde cuando, por pura casualidad, estábamos en el mismo avión, y me dijo lo que había sucedido, cuando llegué para mi charla, esperaban quizá 40 ó 50 personas a presentarse para una presentación bastante tranquila, en cambio la habitación estaba llena de unas 300 personas.

Entrevistador:         Supongo que demuestra que los matemáticos están más interesados en el blackjack de lo que la gente piensa.

Edward Thorp:       En realidad, buena parte de la audiencia no se parecía a los matemáticos, tenían anteojos de sol y anillos rosados, así que di mi charla, al final de la charla tenía 50 copias de mi publicación para entregar, tan pronto como terminé, la audiencia se acercó a la publicación, los dejé en el podio y me retiraba, había muchos reporteros que estaban muy interesados en mi charla, uno de los reporteros era Tom Wolfe.

Entrevistador:         ¿El Tom Wolfe?

Edward Thorp:       Sí, de traje blanco y todo, me entrevistó y me entusiasmó mucho, el escribió una historia para el cable de Asociate Press, que fue un furor, veinte mil cartas llegaron al departamento de matemáticas del MIT, tenía hasta seis secretarias contestando cartas, no calculé cuánto tiempo tomaría responder a todas las cartas, al igual que al principio, no calculé cuánto tiempo tomaría para hacer los cálculos para mi sistema de apuestas de blackjack original, usando una calculadora de escritorio. 

Después de que las secretarias habían respondido miles de cartas, finalmente me dijeron, para mi alivio: "Estás paralizando todo el departamento de matemáticas, ya no podemos hacer esto. "

También tuve gente llamando que quería financiarme, una de las llamadas más persistentes fue un compañero de Nueva York llamado Emanuel Kimmel, quien afirmó que conocía del camino alrededor del mundo de los juegos de azar, quería financiarme con 100.000 dólares, decidí reunirme con él, una noche de febrero, en una típica noche terrible de Boston a la medianoche, un Cadillac azul se detuvo y dos mujeres atractivas, rubias y jóvenes que llevaban abrigos de pieles salieron, ellas fueron seguidas por Kimmel que parecía tener unos 65 años de edad, con un desordenado pelo blanco, y usando un gran abrigo de cachemir, entró en la casa é introdujo a las jóvenes como sobrinas, mi esposa Vivian, los miró con recelo.

Entrevistador:         Supongo que no estaba comprando la historia por la sobrina.

Edward Thorp:       Vivian era mucho más perspicaz, pero estaba dispuesto a aceptarlo por su valor nominal, Kimmel me hizo muchas preguntas sobre blackjack y luego me pidió que demostrara el sistema, después de un par de horas decidió seguir adelante.

Entrevistador:         ¿Después de que su libro Beat the Dealer, donde reveló su sistema de blackjack al público, se publicó y se convirtió en un best-seller, como resultado los casinos comenzaron a perder dinero?

Edward Thorp:       Lo que sucedió fue que había un número de jugadores muy buenos, quizá mil, que ganaron dinero de los casinos, luego hubo un número mucho mayor de jugadores que usaron la estrategia básica, para poder jugar mucho más tiempo sin perder tanto, y por último, hubo un número mucho mayor de personas que escucharon que podías ganar, pero eran jugadores pobres. 

Como resultado de una afluencia de nuevos jugadores, el blackjack se convirtió en el juego de casino más popular, los casinos podrían haber tenido un millar de jugadores de blackjack que ganaron $ 100.000 o $ 200.000 dólares al año y tal vez $ 10.000 jugadores que no estaban perdiendo tanto. 

Pero, por otro lado, podrían haber tenido un millón de jugadores que pensaban que podían ganar cuando no podían y estaban perdiendo más porque jugaban más, el resultado fue que los casinos realmente tenían algo bueno, pero pensaron que era algo malo, comenzaron una guerra con los contadores de cartas, intentaron prohibirlos golpeando a algunos de ellos.

Entrevistador:         ¿Conoces gente que fue golpeada?

Edward Thorp:       Claro que si, Ken Uston era un conocido jugador de equipo de blackjack que fue llevado a la sala de atrás y tenía la mejilla rota, escribió un libro sobre sus experiencias, también había libros de otras personas, la brutalidad del casino estaba bastante bien documentada. ¿Alguna vez viste la película llamada Casino?

Entrevistador:         Por supuesto. ¿Fue exacta la representación de Las Vegas en esa película?

Edward Thorp:       Sí muy parecido, así fue en la década de 1970, en la década de 1960, cuando estaba jugando era peor aun.

Entrevistador:         ¿Y sin embargo no tenías miedo?

Edward Thorp:       Bueno, yo no sabía muchas cosas entonces.

Entrevistador:         ¿Dado el uso de múltiples cartas y barajarlas, todavía es posible para un jugador experto poder obtener una ventaja en el blackjack?

Edward Thorp:       Aún era posible en los años noventa, la película 21 es un ejemplo de eso, los jugadores del MIT en los que se basaba esa película, en realidad sólo utilizaban mi sistema.

Entrevistador:         ¿El sistema de conteo de 10s?

Edward Thorp:       Utilizaron el recuento de puntos completo, que cuenta las cartas altas como -1, las cartas bajas como +1 y las divide por el número total de cartas invisibles.

Entrevistador:         ¿Es ese el mejor enfoque que surgió?

Edward Thorp:       Sí, es probable que el sistema de conteo de puntos completos sea aproximadamente el mejor sistema posible, con un nivel equivalente de simplicidad.

El sistema de conteo de 10s solía ser bueno, pero como los casinos iban a implantar múltiples cartas y barajarlas, la ventaja de el sistema completo de puntos comenzó a crecer, la regla de oro es que si barajan las cartas a mitad de camino, todavía se puede ganar, pero es demasiado trabajo por tan poco dinero, si barajan a dos tercios del camino, eso está bien.

Entrevistador:         ¿Cuando fue la primera vez que probó su sistema de blackjack en un casino?

Edward Thorp:       La primera vez fue durante las vacaciones de primavera en el MIT en 1961., fui con Kimmel, quien era el Sr. X en el libro, y su amigo Eddie Hand, quien era el Sr. Y en el libro.

Entrevistador:         ¿Sabía usted acerca de sus asociaciones mob en el momento?

Edward Thorp:       No, a primera vista parecía un tipo áspero, pero pensé que era sólo su manera de ser, ambos eran muy ricos, cuando estaba en el apartamento de Kimmel en Manhattan practicando antes de ir a nuestro viaje de juego a Reno y Tahoe, se quejó de que perdía $ 1,5 millones de dólares cada vez que nevaba en Nueva York porque tenía 64 estacionamientos en Manhattan. 

Hand era dueño de un negocio de camiones, que años después vendió a las industrias de Ryder, y sé que sus órdenes por sí solas valían 47 millones de dólares porque estaba siguiendo el mercado de warrants en ese momento.

Entrevistador:         ¿Cuál fue su experiencia en el primer viaje con ellos?

Edward Thorp:       Querían invertir $ 100.000 dólares, tenía un alto grado de confianza en la teoría, pero nunca había jugado con dinero real, no sabía qué sorpresas podrían tener los casinos para mí, quería probar primero que el sistema funcionaba en la práctica en lugar de tratar de ganar mucho dinero. 

Así que les hablé para iniciar con $ 10.000 dólares, comencé apostando $ 1 dólar en las manos malas y un máximo de $ 10 en las buenas manos, los volvía locos porque buscaban ganar algo de dinero, pero me mantuve disciplinado y proseguir, esa fue una lección sobre cómo manejar el dinero que me quedaba para siempre.

Entrevistador:         ¿Que fue?

Edward Thorp:       No apueste más de la cantidad con la que se sienta cómodo, sólo tome su tiempo hasta que esté listo, después de unas ocho horas de apuestas de $ 1 a $ 10, me sentí cómodo. 

Entonces fui a $ 2 a $ 20 por aproximadamente dos horas, y también me sentía cómodo, luego pase de $ 10 a $ 50 por aproximadamente una hora hasta que nos sentimos cómodos. 

Luego subí a $ 25 a $ 300 dólares y me acostumbre después de una hora ó dos, finalmente lo aumenté de $ 50 a $ 500 dólares descubriendo que no podría apostar más alto que $ 500 dólares. 

He jugado un total de alrededor de 20 horas en los dos niveles más altos y predijo que mi bankroll $ 10.000 dólares debería doblarse durante ese tiempo, en realidad hicimos $ 11.000 dólares, que estaba muy cerca de la predicción.

Entrevistador:         ¿Cómo hizo la transición de la ruleta y blackjack a la búsqueda de márgenes en el mercado?

Edward Thorp:       Saber que la gente estaba equivocada acerca de que en los juegos de los casinos, los casinos eran imbatibles me hizo detenerme y pensar, si puedes vencer a la ruleta y puedes vencer al blackjack, ¿qué más hay? 

El siguiente juego que miré era baccarat, podría probar que el juego principal no era rentables, pero las apuestas laterales si lo eran, en ese momento, me había trasladado del MIT a la Universidad Estatal de México, hice el viaje con el jefe del departamento de matemáticas, el contralor universitario, y nuestras esposas para probar este sistema de baccarat en los casinos.

Traté de ser discreto, pero en nuestra primera noche en la mesa de baccarat, fui reconocido por uno de los lectores de mi libro, quien dijo: "Oye, ese es el tipo que escribió el libro." 

La gente del casino oyó esto, y uno de ellos corrió hasta el teléfono para llamar en el piso de arriba para recibir instrucciones, volvió a la mesa riendo y le dijo al jefe de los boxes: "Déjelos jugar, este tonto piensa que sólo porque puede ganar en el blackjack, puede ganar en el baccarat, le mostraremos una cosa ó dos.

Fijé el tamaño de la apuesta de modo que ganaríamos cerca de $ 100 por hora porque sabía que no estaría para mucho más que eso, sólo quería demostrar que podíamos hacerlo, gané alrededor de $ 100 por hora durante seis horas, el casino estaba bien con eso, y pensaron que era sólo suerte. 

Volvimos la segunda noche y de nuevo gane alrededor de $ 100 la hora hasta la hora de cierre, ahora se estaban poniendo menos amables, pusieron observadores a ambos lados de mí para mirar cada movimiento. 

Entonces tuvieron la idea de que estaba marcando las cartas, el jefe del pozo y algunas otras personas escrutaron las cartas, pero no pudieron encontrar nada porque no había nada que encontrar.

En la tercera noche, eran amables de nuevo, y me preguntaron si quería un café, el cual acepté, bebí el café, y luego me di cuenta de que no podía seguir el conteo, mi cabeza se sentía muy desconcentrada, y me levanté y me fui, dejando que mis colegas siguieran el juego. 

La esposa de mi colega era enfermera, y me dijo que mis pupilas estaban dilatadas como las de un drogadicto, me sirvieron café y me acompañaron durante horas para ponerme de nuevo en forma, la siguiente noche volvimos, y me ofrecieron café de nuevo.

Entrevistador:         ¿Por qué sigues volviendo al mismo lugar?

Edward Thorp:       Sólo había dos lugares donde jugar baccarat en la ciudad, rehusé el café y pedimos sólo un vaso de agua en su lugar.

Entrevistador:         ¿Por qué pidió algo? ¿Por qué no dijo simplemente que no tenía sed?

Edward Thorp:       Me imaginé que si hacían lo que hicieron con el café, si ponían algo en el agua yo sería capaz de darme cuenta, puse una gota de agua en mi lengua, y sabía que alguien había vaciado una caja de bicarbonato de sodio en ella. 

Esa gota fue suficiente para sacarme de nuevo, me fui, y les dijeron a mis colegas que no querían que ellos ó yo regresáramos a jugar allí más, teníamos un día libre, antes de regresar, así que fuimos a otro casino, dado que era nuestro último día, le dije: "Podríamos también quitarnos los guantes y jugar por $ 1.000 dólares por hora". Jugamos durante dos horas y media y ganamos $ 2.500 dólares. 

El propietario se acercó a uno de los guardias de seguridad más grande que he visto y dijo: "No queremos que juegues aquí más." Le pregunté, "¿Por qué no?" Él dijo: "No hay razón; sólo que no te quiero aquí. "Así que nos fuimos.

Al día siguiente, en nuestro camino a casa, el acelerador bloqueado en la posición baja en una carretera de montaña, y el coche no podía ser detenido, el coche aceleró hasta 80 en este camino curvo de montaña.

Entrevistador:         Suena como el argumento de una película.

Edward Thorp:       Así parece, tuve la necesidad en mente para acelerar tanto como pude, apagar la llave, pisar el freno y sacar el freno de emergencia, pude detener el coche a una parada. 

Teníamos una bandera en el coche, y un buen samaritano que sabía de reparación de autos se detuvo para ayudarnos, miró debajo de la capote y dijo: Nunca he visto nada parecido a esta varilla de acelerador, algo se había caído para hacer que la varilla del acelerador se cerrara, pero fue capaz de arreglar temporalmente el auto para que pudiéramos volver a casa.

Entrevistador:         Supongo que los otros pasajeros del auto debieron de estar aterrados.

Edward Thorp:       Bueno, podríamos haber sido asesinados.

Entrevistador:         ¿Por qué suponía que el casino había manipulado su coche, después de que le prohibieron jugar en sus instalaciones?

Edward Thorp:       No puedo decirle que haya sido manipulado, todo lo que puedo decirle es lo que pasó.

Entrevistador:         Saliendo de la tangente, le pregunté sobre cómo hizo la transición de los juegos de casino a los mercados.

Edward Thorp:       Después de mis exitosos juegos en los casinos, también desarrollé un sistema para ganar en la ruleta, me puse a analizar los juegos en general y pensar que el juego más grande del mundo es Wall Street. ¿Por qué no estudio y aprendo sobre eso?

No sabía casi nada sobre el mercado en 1964, decidí pasar el verano aprendiendo sobre el mercado de valores, estudie muchos libros sobre bolsa, como el carácter aleatorio de los precios de las acciones, después de pasarme el verano leyendo, tuve muchos pensamientos sobre qué hacer y qué analizar.

Entrevistador:         ¿Los libros eran particularmente útiles?

Edward Thorp:       La mayoría de ellos eran útiles negativamente, por ejemplo, el libro Análisis Técnico de Edwards y McGee fue muy útil en lo negativo.

Entrevistador:         ¿Qué quiere decir con "útil en lo negativo"?

Edward Thorp:       No lo creí, el libro me convenció de que el análisis técnico era un camino para no seguir, en ese sentido me ahorró mucho tiempo.

Entrevistador:         Pero uno podría llegar a una explicación racional de por qué el análisis gráfico podría funcionar, se sabe que los gráficos reflejan el impacto neto de todos los fundamentos y la psicología de todos los participantes en el mercado.

Edward Thorp:       No puedes probar lo negativo, tampoco puedo probar que no funciona, todo lo que puedo decir es que no vi algo suficientemente útil allí para seguirla, no quería gastar tiempo para probar cosas a menos que pensara que eran lo bastante bueno.

Entrevistador:         ¿Así que después de su verano de lectura y, investigación qué caminos le parecieron dignos de explorar?

Edward Thorp:       No vine mucho después de ese primer verano, y todo estaba en suspenso durante el año académico, siguiente verano, continué mi investigación en el mercado de valores, un día caluroso y soleado de junio, estaba sentado bajo la sombra de un árbol en mi patio trasero, y en mi primera hora de lectura, me encontré con un periódico llamado RMH Warrants y la encuesta de precios bajos de Sydney Fried, creo que la publicación todavía existe, su hijo lo dirige ahora, me di cuenta de que la fijación de precios de los warrants debería ser matemático.

La gran cantidad de variables que podrían aplicarse al intentar pronosticar los precios de las acciones quedaban casi todas eliminadas, si se centra en las órdenes de compra en su lugar, anoté una breve lista de los factores que pensé que deberían determinar el precio de la garantía, estos incluyen el precio de la acción subyacente, el precio de ejercicio, la volatilidad, el tiempo de expiración y el nivel de las tasas de interés, había todos los mismos factores que coinciden hoy en determinar los precios de la opción. 

Comencé a pensar en qué fórmula podría definir el precio de la garantía, ese otoño, me trasladé a la Universidad de California en Irvine (UCI), en mi primer día en el campus, le estaba comentando al director de la Escuela de Informática acerca de mis esfuerzos para obtener un modelo de precios de autorización, y me dijo que había alguien en la universidad haciendo lo mismo, esa persona resultó ser Sheen Kassouf, quien ya había escrito una tesis que contenía un modelo teórico para determinar los precios de los warrants. 

No era un modelo muy bueno, pero no estaba mal, ciertamente era mucho mejor que no tener ningún modelo, Kassouf ya había estado negociando órdenes de compra y haciendo bastante dinero en forma consistente cubriendo sus posiciones de warrant, comenzamos a trabajar juntos, un esfuerzo conjunto que finalmente llevó a nuestra co-autoría del libro Beat the Market.

Entrevistador:         ¿Beat the Market tiene una fórmula de fijación de precios de opción en ella?

Edward Thorp:       Tenía la fórmula empíricamente basada de Kassouf.

Entrevistador:         ¿Qué tan cerca estaba de la fórmula que eventualmente desarrollaste?

Edward Thorp:       Era completamente diferente.

Entrevistador:         ¿Por qué escribías un libro diciéndole a la gente cómo tasar las órdenes de compra y encontrar oportunidades de trading mal clasificadas, cuando esa información aún no estaba ahí?

Edward Thorp:       En realidad respondemos a esa pregunta en el libro, pensamos que era sólo cuestión de tiempo antes de que otras personas tuvieran descubrimientos similares, pensábamos que si fuéramos los primeros en escribir sobre esto, los posibles inversionistas leerían el libro y vendrían a nosotros, y seríamos capaces de manejar el dinero.

Entrevistador:         ¿Crees que fue la decisión correcta? ¿No crees que tú y Kassouf podrían haber estado mejor, negociando por su cuenta en lugar de publicar las ideas?

Edward Thorp:       No lo creo, porque históricamente las ideas no sólo aparecen en un lugar, tienden a aparecer en varios lugares casi al mismo tiempo.

Entrevistador:         Como Newton y Leibniz.

Edward Thorp:       Exactamente, ó Darwin y Wallace.

Entrevistador:         ¿Cuándo comenzó a administrar dinero?

Edward Thorp:       Fue como si estuviera en UCI, tanto Kassouf como yo gestionábamos nuestras propias cuentas, Word salió al campus, y la gente empezó a pedirnos que gestionáramos su dinero. 

Las personas que invirtieron ganaban más del 20 % al año, y se lo dijeron a sus amigos, en poco tiempo tenía una docena de cuentas, y un montón de gente feliz en el campus.

Entrevistador:         ¿Cuál era la estrategia que usaba en ese momento?

Edward Thorp:       El tema en Beat the Market, fue que las órdenes con menos de dos años para ejecutar normalmente se negociaban con primas que eran demasiado altas, el trading típico que hicimos fue cortar la garantía y cubrirla comprando acciones.

Entrevistador:         ¿Cobertura Delta?

Edward Thorp:       Comenzamos con una cobertura estática y luego decidimos que la cobertura delta dinámica era mejor.

Entrevistador:         ¿Usted y Kassouf manejaban el dinero juntos?

Edward Thorp:       No, porque teníamos diferentes ideas de cómo creíamos que la estrategia debía ser implementada, Kassouf pensaba que podía ser algo sobre la dirección de los precios de las acciones y que a veces tenía una base fundamental sobre una acción, mientras que yo tenía miedo de hacerlo porque no creía que tuviera poder de pronóstico. 

Pensé que siempre debíamos protegernos para ser delta neutral, así que nos fuimos por caminos separados, él y sus hermanos comenzaron un negocio manejado dinero, mientras que manejé mis cuentas individuales por un tiempo.

Entrevistador:         ¿Cuándo desarrolló su propio modelo de precios de opciones?

Edward Thorp:       En 1967, tuve algunas de las ideas acerca de cómo tasar las garantías en el carácter aleatorio de los precios de las acciones de Paul Cootner y pensé que podría derivar una fórmula, si hiciera la hipótesis simplificadora de que todas las inversiones crecieran a una tasa libre de riesgo. 

Dado que la compra ó venta de warrants combinada con cobertura neutral delta dio lugar a una cartera con muy poco riesgo, me pareció muy plausible que la asunción libre de riesgo llevaría a la fórmula correcta. 

El resultado fue una ecuación equivalente a la futura fórmula de Black-Scholes, empecé a usar esta fórmula en 1967.

Entrevistador:     ¿Aplicó su formula (es decir, la fórmula futura de Black-Scholes) para identificar órdenes de compra excesivamente debido a lo caro y luego delta para cubrir esas posiciones?

Edward Thorp:       Yo no tenía suficiente dinero para tener una cartera de warrants diversificada y también para colocar su respectiva cobertura, ya que cada lado de una posición cubierta necesitaba un margen por separado. 

Utilicé la fórmula para identificar las órdenes de compra más extremadamente caras, encontré órdenes que estaban vendiéndose a dos ó tres veces lo que mi fórmula decía que deberían ser tasadas. Así que me fui sin garantías cortas.

Entrevistador:        La venta de warrants sin cobertura parece estar en total contradicción con su deseo de minimizar el riesgo. ¿Y si el mercado tuviera un gran rally?

Edward Thorp:       Eso es exactamente lo que sucedió, entre 1967 a 1968 hubo un gran mercado alcista, las acciones de pequeña capitalización subieron un 84 % en 1967 y un 36 % en 1968. 

Fue un tiempo terrible tener una exposición corta neta, sin embargo la fórmula era bastante buena y las órdenes eran tan sobrevaloradas que todavía rompía incluso en las posiciones cortas desnudas, la fórmula realmente se demostró en las circunstancias más adversas. 

Por lo que sé, las posiciones de warrants cortos que implementé entre 1967 y 1968 fueron la primera aplicación real de la fórmula Black-Scholes en los mercados.

Entrevistador:        ¿Cuándo publicó Black-Scholes su fórmula?

Edward Thorp:       Creo que lo descubrieron en 1969 y lo publicaron en 1972 ó 1973.

Entrevistador:        ¿Consideró publicar su fórmula?

Edward Thorp:       La fórmula de fijación de precios de opciones me parecía que daba una gran ventaja para todo lo demás, así que estaba feliz de usarlo, en 1969 yo había fundado mi primer fondo de cobertura, Princeton Newport Partners, y pensé que si publicaba la fórmula, perdería la ventaja que estaba ayudando a mis inversionistas. 

Pensé que lo mejor sería callar y seguir usándolo, era como tener un sistema de conteo de cartas, pero no escribí un libro al respecto, una vez que Black y Scholes publicaron su fórmula era demasiado tarde, pero no me arrepiento.

Entrevistador:        Creo que el arbitraje de bonos convertibles fue probablemente la estrategia principal utilizada por Princeton Newport Partners. ¿Han inventado nuevas innovaciones en la estrategia de la que pueda hablar ahora?

Edward Thorp:       Un bono convertible es un bono corporativo, que los tenedores pueden convertir en un número fijo de acciones a un precio determinado, en efecto un bono convertible es una combinación de un bono corporativo y una opción de compra. 

Debido a que la opción incorporada tiene valor monetario, los bonos convertibles pagarán tipos de interés más bajos que los bonos corporativos, los fondos convertibles de arbitraje normalmente comprarán bonos convertibles y se cubren cortando suficientes acciones para neutralizar la exposición prolongada implícita en la opción de compra integrada (una actividad llamada cobertura delta). 

Originalmente, la opcionalidad embebida en los bonos convertibles tendía a ser subestimada, y los fondos de arbitraje convertibles podrían obtener ganancias sustanciales comprando bonos convertibles sub apreciados y cubriendo el riesgo de mercado con posiciones de acciones en corto. 

Si bien la estrategia central se mantenía sin cambios, el aumento de la competencia disminuía la desvaluación y hacia más importante a la sofisticación del modelo de precios de los bonos convertibles.

En el modelo simple de fijación de precios de los bonos convertibles, un bono convertible se trata como un bono corporativo con un warrant adjunto, el bono corporativo se supone que proporciona un piso a la baja donde el precio convertible puede ir, así que si usted tiene un bono convertible de grado B de 5 %, la suposición es que el precio nunca será inferior a un bono de 5 % de grado B no convertible. 

Nos enteramos de que si el precio de las acciones cayó lo suficientemente lejos, entonces el grado de la obligación también caería, y por lo tanto el piso supuesto del precio no era un piso. 

Hemos sido capaces de construir esa característica en el modelo y obtener un modelo de precios de bonos convertibles mucho más preciso como resultado, nuestro modelo también analizó toda la familia de instrumentos relacionados con la acción subyacente, que incluía bonos convertibles, opciones, warrants y preferencias convertibles, para encontrar combinaciones de cobertura óptimas entre todos estos instrumentos relacionados.

Después de que Princeton Newport Partners cerrara, llamé a Fisher Black porque pensé que teníamos un mejor modelo de bonos convertibles que nadie y quería ver si podía venderlo a Goldman Sachs, Fisher Black vino y pasó tres días revisando nuestro modelo, estuvo de acuerdo en que se veía muy bien, pero el problema era que la codificación del modelo se adaptó a las computadoras de equipos digitales que utilizábamos, lo que significaba que tendrían que re codificar el programa para ejecutarlo en su equipo, así que terminó por no comprarlo. 

Durante los siguientes dos ó tres años, construyó su propio modelo de bonos convertibles, no sé si utilizó alguna de nuestras ideas, pero realmente no importa eso ahora.

Entrevistador:        ¿Qué tan importante fue determinar el tamaño óptimo de la apuesta en su éxito comercial? ¿Cómo y por qué decidió utilizar el criterio de Kelly como método para determinar el tamaño de las apuestas?

Edward Thorp:       El criterio de Kelly es la fracción de capital a apostar para maximizar el crecimiento compuesto del capital, incluso cuando hay una ventaja más allá de un cierto umbral, las apuestas más grandes darán lugar a un rendimiento compuesto más bajo debido al impacto adverso de la volatilidad. 

El criterio de Kelly define este umbral, el criterio de Kelly indica que la fracción que se debe apostar para maximizar el retorno compuesto en el largo plazo es igual a:

                                                          F = PW – (PL/W)
Entonces:

F = Kelly criterio fracción de capital a apostar

W = Dólares ganados por dólar apostado (es decir, el tamaño de la ganancia dividido por el tamaño de la pérdida)

PW = Probabilidad de ganar

PL = Probabilidad de perder

Cuando el tamaño de La ganancia y el tamaño de la pérdida son iguales, la fórmula se reduce a:

                                                              F = PW – PL

Por ejemplo, si un trader pierde $ 1.000 dólares al perder operaciones y gana $ 1.000 dólares en operaciones ganadoras, y el 60 % de todas las operaciones son operaciones ganadoras, el criterio de Kelly indica un tamaño óptimo del trading igual al 20 % (0.60 - 0.40 = 0.20).

Como otro ejemplo, si un trader gana $ 2,000 dólares en operaciones ganadoras y pierde $ 1,000 dólares en operaciones perdedoras, y la probabilidad de ganar y perder son ambos iguales al 50 %, el criterio de Kelly indica un tamaño óptimo de la operación igual al 25 % del capital: (0,50 / 2) = 0,25).

La sobrevaloración proporcional es más perjudicial que la subvaloración, por ejemplo, apostar la mitad del criterio de Kelly reducirá el rendimiento compuesto en un 25%, mientras que apostar el doble del criterio de Kelly eliminará el 100% de la ganancia.

Apostar más del doble del criterio de Kelly dará como resultado un retorno compuesto negativo esperado, independientemente del límite de cualquier apuesta individual, el criterio de Kelly implica implícitamente que no hay un tamaño de apuesta mínimo.

Esta suposición evita la posibilidad de pérdida total, si hay un tamaño mínimo de la operación, como es el caso en la mayoría de las situaciones prácticas de la inversión y del trading, la ruina entonces es posible si la cantidad desciende debajo del tamaño mínimo posible de la apuesta.

Aprendí sobre el criterio de Kelly de Claude Shannon en el MIT, Shannon había trabajado con Kelly en Bell Labs, supongo que Shannon era la luz principal en Bell Labs y Kelly era quizás el segundo científico más significativo allí. 

Cuando Kelly escribió su artículo en 1956, Shannon lo recomendó, cuando le conté a Shannon sobre mi sistema de apuestas de blackjack, me dijo que leyera el trabajo de Kelly para decidir cuánto apostar, porque en situaciones favorables, usted querrá apostar más que en situaciones desfavorables, leí el artículo de Kelly, y tenía mucho sentido.

El criterio de Kelly de qué fracción de su capital para apostar parecía la mejor estrategia a largo plazo, cuando digo largo plazo, una semana jugando blackjack en Las Vegas podría no sonar muy largo, pero a largo plazo se refiere al número de apuestas que se colocan, y yo estaría colocando miles de apuestas en una semana. 

Yo llegaría a largo bastante rápido en un casino, en el mercado de valores no es lo mismo, un año de colocación de operaciones en el mercado de valores no será un largo plazo. 

Pero hay situaciones en el mercado de valores donde se obtiene a largo plazo bastante rápido, por ejemplo, el arbitraje estadístico, en el arbitraje estadístico, usted pondría decenas ó cientos de miles de operaciones en un año, el criterio de Kelly es el tamaño de la apuesta que producirá la mayor tasa de crecimiento esperada en el largo plazo, si usted puede calcular la probabilidad de ganar en cada apuesta ó operación y la proporción de la ganancia media a la de pérdida promedio, entonces el criterio de Kelly le dará la fracción óptima para apostar para que su tasa de crecimiento a largo plazo se maximice.

El criterio de Kelly le dará una tendencia de crecimiento a largo plazo, las desviaciones porcentuales en torno a esa tendencia disminuirán a medida que aumenta el número de apuestas, es como la ley de grandes números. 

Por ejemplo si invierte una moneda 10 veces, la desviación del valor esperado de cinco será, por definición pequeña, no puede ser superior a cinco, pero en términos porcentuales las desviaciones pueden ser enormes. 

Si mueve una moneda 1 millón de veces, la desviación en términos absolutos será mucho mayor, pero en términos porcentuales, será muy pequeña, lo mismo sucede con el criterio de Kelly: en términos porcentuales, los resultados tienden a converger en la tendencia de crecimiento a largo plazo. 

Si utiliza cualquier otro criterio para determinar el tamaño de la apuesta, la tasa de crecimiento a largo plazo será menor que para el criterio de Kelly, para apostar en casinos, elegí el criterio de Kelly porque quería la tasa de crecimiento a largo plazo más alta, existen sin embargo caminos más seguros que tienen disminuciones más pequeñas y una menor probabilidad de ruina.

Entrevistador:        Entiendo que si conoce su ventaja y se define con precisión, que por supuesto no es cierto en los mercados, el criterio de Kelly es la cantidad que debe apostar para maximizar el rendimiento compuesto y que las apuestas, ya sea una fracción más pequeña ó más grande darán usted un retorno más pequeño. Pero lo que no entiendo es que el criterio de Kelly parece dar todo el peso al lado del retorno, la única manera en que el criterio de Kelly refleja la volatilidad es a través de su impacto en el retorno, además del hecho de que las personas se sienten incómodas con una alta volatilidad, existe la consideración muy práctica de que su punto bajo y cero no es cero como el criterio de Kelly implica implícitamente, sino más bien su límite máximo tolerable, me parece que el criterio debe ser lo que maximiza el crecimiento sujeto a la limitación de minimizar el riesgo de llegar a su punto de corte.

Edward Thorp:       Supongamos que usted tiene un respaldo de $ 1 millón de dólares y su retiro máximo tolerable es $ 200.000 dólares, entonces desde la perspectiva del criterio de Kelly, no tienes $ 1 millón de dólares en capital, tienes $ 200,000 dólares.

Entrevistador:        Por lo tanto, en su ejemplo, sigue aplicando el criterio de Kelly, pero lo aplica a $ 200,000 dólares, cuando jugaba al blackjack, ¿aplico el criterio de Kelly directamente?

Edward Thorp:       Sí, asumiendo que estaba seguro de que el crupier no estaba haciendo trampa, porque mi objetivo era ganar más dinero en el menor tiempo.

Entrevistador:        ¿Qué paso cuando manejaba el fondo?

Edward Thorp:       Cuando manejé el fondo, no fui obligado a tomar una decisión de criterio de Kelly, si lo utilizaba para neutralizar teóricamente su riesgo, entonces el criterio de Kelly podría implicar el uso de apalancamiento. 

En Princeton Newport Partners, donde todas las posiciones estaban cubiertas, descubrí que no podía aprovechar mi cartera tanto como el criterio de Kelly decía que se debía.

Entrevistador:        ¿Porque?

Edward Thorp:       Porque las firmas de corretaje no me darían tanto poder de endeudamiento.

Entrevistador:        ¿Implica eso que usted habría negociado con el criterio de Kelly si era factible en un sentido práctico?

Edward Thorp:       Probablemente no lo haría porque si apuestas la mitad de la cantidad de Kelly, obtienes alrededor de tres cuartas partes del retorno con la mitad de la volatilidad, por lo tanto es mucho más cómodo para el trading, creo que apostar la mitad de Kelly es psicológicamente mucho mejor.

Entrevistador:        Creo que hay una razón más simple a por qué apostar menos que la cantidad de Kelly, siempre será la decisión racional en el caso del trading, existe una diferencia importante entre el trading y jugar un juego como el blackjack. 

En el blackjack, teóricamente, se pueden conocer las probabilidades precisas, pero en el trading la probabilidad de ganar siempre es una estimación, y a menudo muy aproximada, por otra parte, la cantidad de ganancia adicional perdida apostando menos que el criterio de Kelly, es mucho más pequeña que la cantidad que se perdería apostando más que el criterio de Kelly por el mismo porcentaje, dada la incertidumbre en la probabilidad de ganar en el trading combinado, con la inherente asimetría en los retornos alrededor de la fracción de Kelly, parecería que la opción racional es apostar siempre menos que el criterio de Kelly, incluso si se puede manejar la volatilidad. 

Además, existe el argumento de que para prácticamente cualquier inversionista, la utilidad marginal de una ganancia extra, es menor que la utilidad marginal de una pérdida porcentual igual.

Edward Thorp:       Es verdad, digamos que estoy jugando al blackjack del casino, y sé cuáles son las probabilidades. ¿Puedo apostar el margen de Kelly completo? 

Probablemente no mucho. ¿Por qué? Porque a veces el croupier me engaña, así que las probabilidades son un poco diferentes de lo que he calculado, porque puede haber algo más en el juego que está fuera de mis cálculos. 

Ahora vamos a Wall Street, es notable calcular las probabilidades exactas en primer lugar, además hay cosas que están pasando que no son parte de nuestro conocimiento en el momento que afectan las probabilidades, por lo que necesita reducir en cierta medida porque el sobreprecio, realmente castiga a obtener una menor tasa de crecimiento y una variabilidad mucho mayor, por lo tanto algo como la mitad de Kelly es probablemente un punto de partida prudente, entonces puede aumentar desde allí, si está más seguro acerca de las probabilidades y disminuir si está menos seguro de las probabilidades.

Entrevistador:        ¿En la práctica, termino trabajando a medio Kelly?

Edward Thorp:       Nunca me obligaron a tomar esa decisión, porque había tantas oportunidades de trading que normalmente no podía poner en más de una fracción moderada de Kelly en cualquier operación única. 

De vez en cuando había una situación excepcional, y yo lo golpearía muy duro, un buen ejemplo fue ATT y el Baby Bells, las acciones antiguas de AT & T iban a ser canjeadas por la nueva acción más acciones en las siete Baby Bells, usted podía comprar el viejo AT & T y cortocircuitar el nuevo AT & T cuando seria emitido y bloquear en una extensión del precio de cerca de 3/4 %.

Entrevistador:        ¿Qué tanto se posiciono en ese trading?

Edward Thorp:       Con cinco millones de acciones, lo que equivale a $ 330 millones, fue la mayor operación que realizaba en la Bolsa de Nueva York hasta ese momento.

Entrevistador:        ¿Cuál era su capital base en ese momento?

Edward Thorp:       Alrededor de $ 70 millones.

Entrevistador:        ¿Cómo determino qué tamaño poner?

Edward Thorp:       Eso fue todo lo que pudimos conseguir.

Entrevistador:        Supongo que hiciste el trade tan grande, porque estaba libre de riesgos.

Edward Thorp:       Eso es lo que parecía, pero para ser claro, no hay operaciones de riesgo cero.

Entrevistador:        ¿Quieres explicarlo?

Edward Thorp:       Había alguna remota posibilidad de que pasáramos por alto algo, siempre existe la posibilidad de que haya algún factor desconocido.

Entrevistador:        ¿Cómo te involucraste en el arbitraje estadístico?

Edward Thorp:       En 1979, iniciamos una investigación al que llamé el proyecto de indicadores, buscamos indicadores que pudieran tener algunos elementos de poder de pronóstico como ganancias sorpresa, tasas de pago de dividendos y precio a libro.

Teníamos una lista de unos 30 ó 40 de estos indicadores que investigamos, como parte de este proyecto, uno de los investigadores examinó las acciones que estaban más caras y las acciones que estaban más baratas durante el pasado reciente, se encontró que las acciones que estaban más caras, tendían a bajo rendimiento del mercado en el período siguiente, mientras que las acciones que eran más baratas tendían a superar el mercado. 

Esa conclusión nos llevó a una estrategia de compra de una cartera diversificada de las acciones más hacia abajo y la venta de una cartera diversificada de las acciones más altas, llamamos a esa estrategia MUD para la mayoría, la mayoría hacia abajo. 

Mi amigo matemático UCI William F.Donoghue solía bromear un poco, dándose cuenta de lo cerca que estaba de una verdad profunda, "Thorp, mi consejo es comprar barato y vender caro".

Encontramos que esta estrategia neutral del mercado, tenía un rendimiento anual del 20 % antes de costos, tenía un riesgo bastante alto porque las dos partes no seguían tan de cerca como nos hubiera gustado. 

Había dos problemas: uno era reducir el riesgo y el otro era reducir los costos de transacción, pensamos que podríamos bajar el costo y que el riesgo no sería un problema porque la estrategia sería parte de una cartera mucho más grande, así que parecía una estrategia viable.

Entrevistador:        Usted estableció en el uso de la más altas y la mayoría de las acciones como los indicadores más eficaces, pero tengo curiosidad, en cuanto a si alguno de los otros indicadores que probó también mostraron eficacia.

Edward Thorp:       Así lo hicimos, durante ese período de tiempo, encontramos un patrón muy marcado para las acciones dependiendo de si pagaban dividendos ó no, las acciones que no pagaban dividendos parecían tener rendimientos por encima de lo normal. 

Las acciones que pagaban dividendos bajos tenían rendimientos por debajo de lo normal, pero a medida que aumentaba el pago de dividendos, el rendimiento total también tendía a aumentar. 

Hubo efectivamente una curva en forma de U que favorecía la compra de acciones sin dividendos y altos dividendos y vender acciones con dividendos bajos, las sorpresas de ganancias también parecían tener un impacto durante un período de tiempo considerable, semanas é incluso meses sugiriendo que el mercado tardó en asimilar este tipo de información. 

Estos no fueron todos descubrimientos originales, combinamos lo que leímos y tratamos de mantenernos al día en la red de personas que realizan este tipo de investigación. 

La combinación de investigación disponible de otras fuentes con nuestras propias ideas originales, nos dio una lista bastante larga de indicadores que parecían tener una ventaja, pero Princeton Newport estaba haciéndolo tan bien en una base ajustada de riesgo con las estrategias que tenía, ya que pusimos a un lado la estrategia del arbitraje estadístico. 

No estaba claro que la mejora marginal que se podría haber obtenido al agregar el arbitraje estadístico a las estrategias existentes, justificaba desviar los recursos que habrían sido necesarios para su implementación.

Entrevistador:        ¿Cuándo volviste de nuevo?

Edward Thorp:       En 1985 colocamos un anuncio en el Wall Street Journal, en busca de personas que tenían ideas confiables que produjeran ganancias demostrables, una de las llamadas que recibimos en respuesta a ese anuncio fue de Gerry Bamberger, quien resultó ser la persona que había descubierto el arbitraje estadístico en Morgan Stanley. 

Recuerdo que él desarrolló la estrategia alrededor de 1982 y fue dejado eventual de lado por Nunzio Tartaglia que era su superior inmediato, Tartaglia había llegado algún tiempo más tarde y se hizo cargo de la estrategia. 

Así que Bamberger se mostró descontento y abandonó Morgan Stanley, vio nuestro anuncio y salió a Newport Beach para una entrevista, el era muy reservado al principio, pero tan pronto como empezó a hablar de su estrategia, me di cuenta de que era el mismo enfoque de arbitraje estadístico que había surgido, excepto que había añadido una dimensión que redujo significativamente el riesgo. 

La innovación que Bamberger había añadido en relación con nuestra propia estrategia era que agrupaba las acciones por industria y creaba carteras largas/cortas dentro de cada industria, al añadir la neutralidad de la industria, redujo significativamente el riesgo de la estrategia.

Entrevistador:        Cuando Bamberger explicó su enfoque neutral de inversión, su pensamiento inmediato fue "Eso es obvio; ¿Por qué no pensamos en eso?

Edward Thorp:       Cuando Bamberger explicó la estructura de su cartera, le dije: "Sí, eso es obvio", pero no dije: "¿Por qué no pensamos en eso?", probablemente porque habíamos puesto el proyecto a un lado, creo que si hubiéramos decidido incluir el arbitraje estadístico en nuestra cartera, probablemente habríamos migrado al enfoque sectorial neutral con bastante rapidez.

Entrevistador:        Después de que Bamberger, le dijera lo que estaba haciendo, ¿Qué paso?

Edward Thorp:       Hemos creado una empresa conjunta que Bamberger dirigía desde Nueva York, lo financiamos y lo programó.

Entrevistador:        Tengo curiosidad, usted ya sabía esencialmente lo que Bamberger le estaba diciendo, y su innovación era algo que usted podría haber implementado fácilmente y probablemente lo habría hecho por su cuenta si no hubiera puesto el proyecto de arbitraje estadístico de lado. Así que realmente no necesitabas a Bamberger, dado que, ¿cuál fue su motivación para entrar en un acuerdo de participación de los beneficios con él?

Edward Thorp:       Era casi como una operación de franquicia, era muy inteligente y muy eficiente, el consiguió juntar su propia gente junta, y hacer funcionar su propio negocio, vale la pena pagarle por hacer todo esto, probablemente habríamos incurrido en costos similares haciéndolo en casa.

Entrevistador:        Así que no era cuestión de pagar a Bamberger por la idea, sino más bien por la ejecución de la idea, esencialmente sentía que contaba con alguien que claramente entendió el concepto y podría implementar una idea que no estábamos utilizando de todos modos.

Edward Thorp:       Exactamente, casi no hubo costos administrativos al trabajar con él, también era alguien muy honesto y de principios.

Entrevistador:        ¿Cómo funcionó el fondo?

Edward Thorp:       Funcionó por un par de años y lo hizo bastante bien, y luego el retorno comenzó a declinar, para entonces, Bamberger había ganado una buena cantidad de dinero de la empresa conjunta, y decidió retirarse. 

En ese momento, me involucre con la estrategia y decidí que había una mejor manera de hacerlo, con lo que se podría obtener el retorno de nuevo, mi pensamiento era hacer neutral el factor de estrategia, hicimos un análisis de componentes principales de la cartera y tratamos de neutralizar los factores principales.

Entrevistador:        ¿Qué factores específicos terminó neutralizando la cartera contra?

Edward Thorp:       En el análisis factorial, hay dos enfoques diferentes, uno es lo que yo llamaría un análisis de factores económicos, en el que usted realmente sabe cuáles son los factores, tales como los precios de los índices de acciones, los precios del petróleo, etc. 

El otro enfoque es el análisis de factores abstractos, donde todo lo que tiene son los retornos de cada lo proceso con modelos matemáticos y termina con una colección de factores abstractos que no necesariamente coinciden con factores económicos, los factores abstractos describen mejor los datos históricos reales que está utilizando.

Entrevistador:        ¿Qué es este tipo de enfoque donde los factores no son elementos específicos sino más bien construcciones matemáticas?

Edward Thorp:       Lo llamo análisis de factores abstractos, y el análisis de componentes principales es otra versión de este enfoque, si tiene una enorme colección de puntos de datos, puede encontrar estos componentes llamados componentes principales, que son vectores en el espacio de datos que son perpendiculares entre sí, y que mejor describen los datos.

Entrevistador:     ¿Es la perpendicularidad la razón por la que la multi colinealidad no es un problema?

Edward Thorp:       Sí, en el análisis factorial abstracto, usted no tiene ese problema, pero con factores económicos, puede tener factores que están estrechamente relacionados entre sí.

Entrevistador:        Parece que es una gran ventaja usar factores abstractos sobre factores económicos.

Edward Thorp:       Sí, creo que es el camino a seguir, los factores abstractos a menudo pueden identificarse con factores económicos específicos ó con combinaciones lineales de esos factores. 

Por ejemplo, siempre resulta que el mayor factor abstracto, ó equivalentemente el mayor componente principal, es el mercado de valores.

Entrevistador:        Pero en realidad no necesita esa información, es sólo un punto interesante aparte, usted podría estar completamente ignorante del mundo real y seguir aplicando el análisis de factores abstractos.

Edward Thorp:       Está bien, aplicamos el enfoque del factor de neutralidad, y los retornos subieron, y bajo el riesgo.

Entrevistador:        ¿En qué año hiciste el cambio?

Edward Thorp:       Comenzamos a investigar esta idea en 1986, porque vimos que los retornos del enfoque de Bamberger comenzaban a declinar.

Entrevistador:        ¿Así que empezó a trabajar en este enfoque mientras Bamberger todavía estaba allí?

Edward Thorp:       Sí, se fue en 1987.

Entrevistador:        ¿Perdió completamente el contacto con Bamberger después de que se retiró?

Edward Thorp:       En realidad a mediados de los 90, su esposa me contactó y me preguntó si escribiría una recomendación para él para una solicitud de la escuela de leyes, estaba feliz de hacerlo, según tengo entendido fue a la escuela de leyes y obtuvo su título, pero no sé qué le sucedió después.

Entrevistador:        Usted llevo el camino del arbitraje estadístico al siguiente nivel, mediante la aplicación de análisis de factores. ¿De dónde salió?

Edward Thorp:       Hubo un hito en la ejecución del arbitraje estadístico, entre el momento en que Bamberger se fue y el enfoque del análisis factorial fue implementado. 

El crash ocurrido en octubre de 1987 se produjo durante esa brecha en el trading, lo cual es una pena porque ese fue el mejor período para la estrategia hasta ese momento, así que perdimos algunos grandes retornos, pero todavía teníamos retornos en los altos 20s consistentemente hasta 1989, cuando Princeton Newport fue derribado después de que la oficina de Princeton se encontró con sus problemas legales bien documentados con Giuliani.

Entrevistador:        ¿Podemos hablar de ese episodio? ¿Cómo surgió su asociación con Regan, que dirigía la oficina de Princeton?

Edward Thorp:       En 1969 cuando lo conocí, Regan era un corredor de bolsa que buscaba hacer algo mejor que ser un corredor, se le ocurrió que la cobertura podría ser un buen camino por recorrer, y que debía comenzar una asociación para hacerlo. 

Hizo una lista de cuatro candidatos que podrían ser socios potenciales en tal empresa, y yo estaba en esa lista, el llevó a cabo esta búsqueda poco después de que como co autor de Beat the Market con Kassouf, recibiera mucha publicidad. 

Yo estaba buscando a alguien para hacer el negocio y el lado administrativo, por lo que parecía un buen ajuste, el estaba haciendo las cosas que no quería hacer, y yo estaba haciendo las cosas que él no podía hacer.

Entrevistador:        ¿Cuándo descubrió que la oficina de Princeton estaba siendo investigada?

Edward Thorp:       Lo escuche por primera vez cuando alguien en nuestra oficina recibió una llamada de un trader en la oficina de Princeton, diciendo que los agentes federales estaban en todos los ascensores y apoderándose de todos los registros, más tarde me enteré de que Regan y otros en la oficina de Princeton sabían que algo estaba sucediendo tanto como un año antes, debido a las solicitudes de información.

Entrevistador:        ¿Que tan eficazmente se enteró un día antes de la historia llegara a los periódicos?

Edward Thorp:       Si.

Entrevistador:        ¿Cuál fue su reacción?

Edward Thorp:       No tenía ni idea de cuál era el motivo para la incursión ó lo que el gobierno estaba tratando de encontrar.

Entrevistador:        ¿Regan nunca le dio una idea de lo que estaba pasando?

Edward Thorp:       No dijo ni pio.

Entrevistador:        ¿Estaba equivocado acerca de su evaluación a Regan?

Edward Thorp:       Creo que evolucionó con el tiempo, y en años posteriores, él no era la misma persona que conocí cuando formamos nuestra sociedad por primera vez, creo que el éxito lo transformó lentamente.

Entrevistador:        ¿Cuál fue su respuesta cuando se enteró?

Edward Thorp:       Negocié con Regan y los otros acusados de la oficina de Princeton aportando $ 2.5 millones para su defensa, pero para limitar la responsabilidad de la sociedad a esa cantidad, su argumento era que la sociedad debía pagar la factura total de defensa, pero mi actitud era que si eran culpables, entonces la sociedad no debería pagar nada, así que nos acomodamos en el número de $ 2.5 millones. Que terminó siendo mucho menos que la factura legal real, que totalizó más de $ 12 millones.

Entrevistador:      ¿Así que usted y Reagan estaban en el papel de adversarios con respecto a este asunto?

Edward Thorp:       Sí, especialmente porque no estaba recibiendo ninguna información de esas personas.

Entrevistador:        ¿Cómo funcionó la oficina de Princeton bajo las circunstancias?

Edward Thorp:       Era difícil porque estaban distraídos por todas las cosas legales, pero todavía cojeaba varios meses después de la acusación, me reuní con Regan y le dije: "No sé qué va a pasar aquí. 

Estoy dispuesto a ejecutar toda la operación hasta que todo esto haya terminado, si usted y los otros acusados están dispuestos a dimitir ahora, asumiendo que usted es absuelto, estaré encantado de reintegrar a todos ustedes en los mismos términos, y lo pondré por escrito si lo desea. "Pero no hubo absolutamente ninguna respuesta, era como si estuviera hablando con un sordo, decidí que este no era el tipo de relación que quería seguir, la sociedad se cerró poco después, quedando por liquidar las posiciones existentes.

Entrevistador:        ¿Pensaste en reiniciar el fondo por tu cuenta?

Edward Thorp:       Yo no quería hacer todo lo que estaba involucrado en la gestión de un fondo de cobertura, por eso es que busque un socio para dirigir este lado del negocio en el primer lugar, también quería un poco de libertad.

Entrevistador:        ¿Qué pasó después de que Princeton Newport Partners cerrara?

Edward Thorp:       Mantuve un pequeño personal en la oficina de Newport Beach, entre 1990 y 1991, negociamos principalmente bonos japoneses, lo cual fue muy rentable hasta que los concesionarios comenzaron a ampliar dramáticamente los márgenes sobre nosotros. 

Las operaciones pudieron haber tenido un potencial del beneficio del 30 %, pero los spreads de oferta/demanda llegaron a ser tan amplios, que los costes de transacción eran el 15 %, así que tuvimos que renunciar a él como una estrategia.

Entonces oí que el arbitraje estadístico estaba haciéndolo bien, y uno de los inversionistas anteriores más grandes me quiso resucitar como estrategia invertible, en 1992 reiniciamos la estrategia, sólo hizo alrededor de 5 % ó 6 % en ese primer año, pero nos alentó porque parecía que no había ninguna razón aparte de la fluctuación aleatoria para el rendimiento por debajo de lo normal ese año.

Entrevistador:        ¿Cómo se comportó la estrategia en los años intermedios posteriores al cierre de Princeton Newport Partners cuando no lo estaba operando?

Edward Thorp:       El período entre 1989, cuando cerramos a Princeton Newport Partners, y agosto de 1992, cuando reiniciamos el arbitraje estadístico, habría sido bueno, pasamos a reiniciar el trading en un punto bajo para la estrategia, pero nos quedamos con él, y el rendimiento se puso mejor y mejor durante los 10 años aproximados que manejamos el programa, los rendimientos antes de las comisiones y el apalancamiento promediaron un 21 % anualizado con una desviación estándar de sólo el 7 %.

Entrevistador:        ¿Por qué cerró el programa en 2002 cuando tenía un historial de retorno/riesgo tan alto?

Edward Thorp:       Había un par de razones, primero los retornos parecían estar disminuyendo, no tenía idea de si esta tendencia era temporal ó permanente, pero sospeché que continuaría, porque había mucho más dinero persiguiendo la misma estrategia que antes. 

Podríamos haber intentado seguir innovando, para mantenernos por delante de la tendencia y sostener los retornos, pero eso habría significado mucha concentración y esfuerzo de mi parte, en ese momento me dije a mí mismo, la vida se está haciendo corta, es hora de hacer otras cosas. 

Otra razón para cerrar el fondo era que tenía un par de empleados clave que querían una porción mucho mayor de la tarta, una cantidad excesivamente grande pensé así que dije: "Eso es demasiado, adiós".

Entrevistador:        ¿Alguna vez volviste a ver cómo funcionaba el programa?

Edward Thorp:       Lo vimos hace unos años, se estaba ejecutando en un 8 % anualizado, lo cual no está mal en un mundo de 2 %, pero no lo suficientemente bueno como para hacerme querer volver y hacerlo.

Entrevistador:        ¿Cuál fue su participación con David Shaw, que era otro relativamente nuevo practicante del arbitraje estadístico?

Edward Thorp:       En 1988 David Shaw había dejado Solomon, y estaba buscando a alguien para financiarlo en un proyecto de arbitraje estadístico, no sabía exactamente lo que quería cuando salió, pero hablamos durante unas seis horas, y parecía que su estrategia era redundante con la nuestra, así que nos separamos en términos amistosos.

Entrevistador:        Así que básicamente era cuestión de que ambos se dieran cuenta de que estaban trabajando en lo mismo, y realmente no había un motivo.

Edward Thorp:       Eso es exactamente correcto.

Entrevistador:        ¿Qué hizo después de cerrar el fondo de arbitraje estadístico en 2002?

Edward Thorp:       Gestioné mis inversiones en fondos de cobertura de otras personas.

Entrevistador:      ¿Tiene alguna recomendación para dar sobre la inversión en fondos de cobertura?

Edward Thorp:       No tengo ninguna recomendación ahora, porque he funcionado bajo los candidatos del fondo de cobertura.

Entrevistador:        ¿Por qué es eso?

Edward Thorp:       Hace veinte años entendía muy bien los detalles del mundo de los fondos de cobertura, porque yo mismo dirigía uno y conocía a muchos de los participantes y sus metodologías. 

Tenía una idea clara de qué fondos de cobertura tenían una ventaja y cuáles eran sólo recolectores de activos, desde entonces ha habido una explosión en el número de fondos de cobertura y activos bajo gestión, las tendencias que las han acompañado por la entrada de muchos jugadores más mediocres. 

El aumento de los activos administrados también tendió a reducir el rendimiento por dólar invertido, ya que más dinero perseguía estrategias similares, encontrar los buenos fondos de cobertura también se hizo más difícil, ya que había un número mucho mayor de gerentes a investigar.

A través de los años, los fondos de cobertura comenzaron a cambiar de tener límites a ser recolectores de activos, al mismo tiempo, aumentaron las comisiones cobradas por los fondos de cobertura, hubo un momento en que una tarifa de incentivo de 20 % de beneficio plano lo haría, luego se convirtió en un incentivo del 20 % más un 1 % de comisión de gestión, y luego un 2 % de comisión de gestión, todas estas tendencias hicieron más difícil para el inversor extraer buenos rendimientos de los fondos de cobertura.

Entrevistador:        ¿Cree usted que la industria de los fondos de cobertura está siguiendo el camino de los fondos mutuos, que se convirtió en equivalente al mercado, ó en realidad peor que el mercado una vez que se tienen en cuenta los costos de transacción?

Edward Thorp:       Creo que los retornos globales hacen que los fondos de cobertura sean una inversión menos atractiva de lo que eran una vez.

Entrevistador:        ¿Dónde ve el equilibrio de estado estacionario para la industria de fondos de cobertura?

Edward Thorp:       Me parece que el estado estacionario se da cuando no hay exceso de rendimiento ajustado al riesgo en los fondos de cobertura.

Entrevistador:        ¿No esperaría que hubiera un exceso de retorno, simplemente porque los inversionistas de fondos de cobertura tienen que ser compensados por aceptar una mayor iliquidez?

Edward Thorp:       Estoy de acuerdo con eso.

Entrevistador:        ¿Dónde crees que estamos ahora? ¿Los fondos de cobertura aún tienen alguna prima en los rendimientos ajustados por riesgo, en comparación con otras inversiones?

Edward Thorp:       Mi instinto me dice que todavía tienen una ventaja, pero no por mucho.

Entrevistador:        ¿Aún invierte en fondos de cobertura?

Edward Thorp:       No he encontrado nuevos prospectos buenos para invertir en este tiempo, si lo hiciera sin embargo, me encantaría invertir.

Entrevistador:        ¿Así que todavía están invertidos en los de antes?

Edward Thorp:       Sí, pero el número está disminuyendo, ya que he visto que algunos de estos fondos no son tan buenos como pensé que lo eran, ó que sus rendimientos han disminuido.

Entrevistador:        Cuando usted estaba buscando activamente nuevos fondos de cobertura para invertir, con el número de fondos de cobertura que han aumentado tanto, ¿cómo decide cuáles mirar?

Edward Thorp:       Eliminado los fondos que tienen una desviación estándar anualizada mayor del 15 % ó tuvieron un rendimiento anualizado menor al 12 % ó tuvieron un mal año.

Entrevistador:        ¿Había algún gerente que conociste que fuera bueno en los mercados a través de un sentido intuitivo, en lugar de cualquier análisis explícito?

Edward Thorp:       Pasé un día con Bruce Kovner hace muchos años, y pensé que tenía una buena comprensión cualitativa de todas las interconexiones en los mercados.

Si usted fuera una persona capaz de pensar como Bruce Kovner, podría seguir ese camino y tener éxito, yo co invierto con Bruce en una de sus ideas, Bruce compró un petrolero y permitió que varias personas que él conocía invirtieran junto a él, creo que tenía 20 pies de largo este petrolero, y se llamaba la Emperatriz Des Mers, y en ese momento era el petrolero más grande del mundo. 

El petrolero podría ser comprado por un poco por encima del valor de la chatarra porque había un excedente de petroleros en ese momento, y los tanqueros más viejos estaban en bolas de naftalina. 

Creo que este petrolero tenía un valor como chatarra de unos 4 millones de dólares, y Bruce lo compró por 6 millones de dólares, nos sentamos en ella, era una especie de opción en el mercado del petróleo. 

Cuando la actividad se aceleró en el mercado del petróleo, hubo una enorme demanda de petroleros, por lo que nuestro petrolero se utilizó una y otra vez y ganó mucho dinero, estaba en servicio hasta hace sólo unos años cuando se convirtió en tan obsoleto que fue vendido como chatarra.

Entrevistador:        ¿Cómo conoció a Warren Buffett?

Edward Thorp:       Cuando empecé a administrar ordenes de negociación de cuentas cuando estaba en UCI, conseguí una reputación en la escuela, una de las personas que se enteraron de mí fue Ralph Gerard, quien fue decano de la escuela de posgrado, el pasó a ser un inversionista con Buffett Partners Limited, que estaba cerrando porque Buffett sentía que las acciones estaban en alturas locas en 1968, y no sentía que había mucho más que podía hacer. 

Gerard necesitaba encontrar una inversión alternativa para colocar el dinero que estaba recibiendo de Buffett, me presentó a Buffet, y todos jugamos bridge en la casa de Gerard unas cuantas veces. 

Sabía que Buffet era una persona realmente inteligente cuando lo conocí en 1968, recuerdo haberle dicho a mi esposa que dada su capacidad de analizar a las compañías, su índice de composición y la escalabilidad del enfoque, pensé que sería la persona más rica en el Estados Unidos algún día, fue por un período de unas décadas más tarde, y de vez en cuando a partir de entonces. 

Perdí el rastro de Buffett, y luego un día en 1982, supe que Berkshire Hathaway, la compañía cuyas acciones había estado dirigiendo en 1968, se había convertido en su propio fondo mutuo privado, inmediatamente me di cuenta de lo que eso significaba. 

Así que salí y compré acciones de Berkshire Hathaway, habían estado vendiendo por $ 12 por acción en 1964, y aquí los estaba comprando a $ 985 por acción.

Entrevistador:        ¿Tiene pensamientos sobre la tendencia de futuros como una estrategia?

Edward Thorp:       Creo que hay versiones de la misma que tienen una proporción de Sharpe de alrededor de 1,0 ó más, pero que es lo suficientemente bajo para que todavía existe un riesgo significativo de salirse fuera de la estrategia.

Entrevistador:        Entiendo crees que hay tendencias inherentes en los mercados.

Edward Thorp:       Sí, hace diez años no lo habría creído, pero hace unos años, pasé mucho tiempo estudiando la estrategia, mi conclusión fue que funcionaba, pero que era muy arriesgado y difícil para permanecer con ella.

Entrevistador:        ¿Alguna vez utilizaste la tendencia como una estrategia?

Edward Thorp:       Si.

Entrevistador:        ¿Cuándo negocio futuros?

Edward Thorp:       Comenzamos el proyecto de investigación en 2006, y lanzamos el programa de trading a finales de 2007, fue prometedor y estábamos pensando en emplearlo a gran escala con dinero institucional, pero a principios de 2010 mi esposa fue diagnosticada con cáncer de cerebro, y mi corazón estaba con ella, me di cuenta de que la vida es demasiado corta, y ya no quería lanzarme a otra actividad importante, así que gradualmente terminamos el programa.

Entrevistador:        Así que el programa había funcionado bien mientras lo estaba usando.

Edward Thorp:       Razonablemente bien, no era tan convincente como las estrategias de Princeton Newport ó el arbitraje estadístico, pero habría sido un buen producto, y parecía ser mejor que la mayoría de otras estrategias tendenciales que estaban manejando mucho dinero.

Entrevistador:        ¿Qué tipo de ratio de Sharpe estaba ejecutando su programa?

Edward Thorp:       Fue un poco mejor que 1.0 anualizado.

Entrevistador:        Puesto que ya no estás usando la estrategia, ¿puede hablarnos de las modificaciones que ha hecho, para mejorar un enfoque simple tendencial? ¿Hubo algo en su programa, que lo hizo diferente a otros enfoques de seguimiento de tendencias y podría explicarnos por qué lo hacía algo mejor?

Edward Thorp:       Combinábamos información técnica y fundamental.

Entrevistador:        ¿Qué tipo de información fundamental?

Edward Thorp:       Los factores fundamentales que tomamos en cuenta, variaban con el sector del mercado, en los mercados de metales y agrícolas, la estructura de dispersión si un mercado está atrasado ó con pagos atrasados puede ser importante, al igual que la cantidad almacenada en relación con la capacidad de almacenamiento, en los mercados como las divisas sin embargo, esos tipos de factores son irrelevantes.

Entrevistador:        ¿Sería acertado describir su enfoque, al combinar las reglas técnicas de seguimiento de tendencias con filtros fundamentales específicos del mercado, que definen ambientes favorables y desfavorables?

Edward Thorp:       Si.

Entrevistador:     ¿Hubo otras mejoras que usted hizo a la tendencia estándar después del enfoque?

Edward Thorp:       Teníamos algunos enfoques de riesgo reducido, incorporados al sistema, seguíamos una matriz de correlación que se utilizaba para reducir las exposiciones en mercados correlacionados, si dos mercados estuviesen altamente correlacionados, y el sistema técnico fuese largo uno y corto el otro, sería bastante, pero si quería ir largo ambos ó corto ambos, tomaríamos una posición más pequeña en cada uno.

Entrevistador:        Puesto que las correlaciones entre los mercados cambian tan radicalmente con el tiempo, incluso el signo cambia, ¿cuánto tiempo de un período de retroceso usted utilizó?

Edward Thorp:       Encontramos que 60 días era lo mejor, si utiliza una ventana demasiado corta, obtiene mucho ruido, si usas un time frame de demasiado tiempo, obtienes mucha información antigua que no es relevante.

Entrevistador:        ¿Qué otras estrategias de reducción de riesgo incorporó al sistema?

Edward Thorp:       También tuvimos un proceso de gestión de riesgos que funcionó un poco como la vieja estrategia de seguro de cartera, si perdíamos 5 %, reduciríamos nuestras posiciones, si perdíamos un poco más, reduciríamos nuestras posiciones más. 

Por lo tanto, el programa se iba cerrando poco a poco, a medida que se profundizaba la perdida, y luego teníamos que salir, esperaríamos un umbral entre una reducción del 5% y un 10% antes de comenzar a reducir nuestras posiciones, y luego reduciríamos gradualmente nuestra posición con cada reducción adicional del 1%.

Entrevistador:        ¿En qué punto de reducción su posición se reducirá a cero?

Edward Thorp:       Veinte por ciento.

Entrevistador:        ¿Qué tan lejos bajo?

Edward Thorp:       Nuestra reducción máxima fue de alrededor de 14 % a 15 %, momento en el que se negocia sólo alrededor de un tercio de nuestro tamaño base normal de la posición.

Entrevistador:        ¿Cómo se reanudaría, si la reducción alcanzaba el 20 %?

Edward Thorp:       No lo haría, tienes que decidir con antelación cuánto de una reducción implicaría que el sistema no es tan bueno como creías que era, y por lo tanto no debería ser negociado.

Entrevistador:        ¿En retrospectiva, usted piensa que reducir su exposición en drawdowns era una buena idea?

Edward Thorp:       Todo depende de lo confiado que está sobre su ventaja, si usted tiene una convicción muy fuerte acerca de su límite, entonces lo mejor que puede hacer es sentarse allí y tomar su dinero. 

Si, sin embargo, usted cree que hay una posibilidad razonable de que no tenga una ventaja, es mejor que tenga un mecanismo de seguridad que limite sus pérdidas en las retiradas. 

Mi opinión sobre la tendencia siguiente fue que nunca podría estar seguro de que tenía una ventaja, así que quería un mecanismo de seguridad, mientras que para una estrategia como el arbitraje convertible, tenía un alto grado de confianza en cuanto a las probabilidades de pago, por lo que la reducción de la exposición en las retiradas era innecesaria.

Entrevistador:        En una estrategia como la tendencia siguiente, en la que no se pudo evaluar con precisión las probabilidades, como podría hacerlo en una estrategia como el arbitraje convertible, ¿qué porcentaje del criterio de Kelly era el tamaño de la apuesta?

No usamos el criterio de Kelly en absoluto en la tendencia siguiente, porque el tamaño de la apuesta era una fracción tan pequeña de Kelly, que no hacia ninguna diferencia, supongo que probablemente estábamos usando algo equivalente a 1/10 ó 1/20 de Kelly.

Entrevistador:        Entiendo que conoció a Madoff en un momento temprano de su carrera. ¿Puede usted hablarme de esa experiencia?

Edward Thorp:       En 1991 uno de los principales inversores institucionales en el fondo de Princeton Newport, me pidió que revisara su proceso de asignación para su fondo de pensiones. 

Pasé varios días en sus oficinas revisando sus gestores de fondos de cobertura, uno de estos gerentes tenía resultados notables, ya que imprimió rendimientos positivos de alrededor de 1 % a 2 % prácticamente cada mes. 

Habían sido invertidos con este gerente por varios años, les pedí que me mostraran las declaraciones, miré las declaraciones y rápidamente determiné que el gerente era un fraude.

Entrevistador:        ¿Cómo llego a esa conclusión?

Edward Thorp:       El primer paso fue mirar lo que el gerente decía que hizo, su supuesta estrategia era comprar una acción, comprar un puesto un poco por debajo del precio de las acciones, y vender una call un poco por encima del precio de las acciones, la prima que recibió por la convocatoria equilibró aproximadamente la prima que pagó por la oferta.

Comprar el put lo protegía de perder mucho en un mes determinado, pero ciertamente no significaba que él ganaría cada mes, supongamos que tiene un mes con un fuerte mercado, lo hará bien porque hará la diferencia entre el precio de ejercicio de la call y el precio al que compró la acción. 

Por otro lado, suponga que tiene un mes de baja significativa, entonces perderá porque las puts que compró se ejercitarán a precios más bajos, que cuando compró la acción. 

Dado que estaba haciendo la misma estrategia en todas las acciones, no debería estar obteniendo mucha diversificación en meses donde la mayoría de las acciones estaban arriba ó abajo, así que debería tener unos meses muy buenos, pero también debería tener unos meses muy malos. 

Pero esos resultados no estaban apareciendo, sus retornos no eran consistentes con el mercado, dada la estrategia que afirmaba emplear, así que la pregunta inmediata que tuve fue: ¿Por qué no?

Cuando miré el expediente, noté que las operaciones milagrosas, pondrían periódicamente deshacerse de los meses de pérdidas potenciales y hacerlos ganadores y deshacerse de los grandes meses ganadores y hacerles ganadores moderados. 

Y esas operaciones milagrosas eran posiciones largas ó cortas del futuro de S&P 500 que apenas ocurrían venían en el mes correcto y la cantidad justa para equilibrar todo. 

Después de esta revisión inicial, le pregunté a mi cliente: 

"¿Cuándo recibes tus declaraciones de confirmación del trade?" 

"Bueno", respondió, "vienen en paquetes cada pocas semanas." 

"¿Quién es el contador? "

Es amigo de Madoff", dijeron. 

"Él dirige un negocio con un solo hombre y ha sido contador de Madoff desde los años 1960".

Me toque la nariz y pregunté 

"¿Quién está a cargo de la tecnología de la información?"

Oh, su hermano, Peter Madoff respondieron, le dije que quería ir y revisar la operación, me llamaron para organizar mi visita,  Bernie estaba ausente en Europa, recaudando más dinero. 

Su hermano Peter dijo: 

"No hay manera de que lo deje entrar por la puerta principal." 

Les pedí que preguntaran por qué, pero Peter no daba una razón, para mí todo el mal olor se sentía, le dije a mi cliente institucional que quería tomar sus confirmaciones diarias y declaraciones mensuales y analizarlas con más detalle. 

"Bien", dijeron, "hagan el análisis y nos informen". 

Traje las cajas de las confirmaciones y las declaraciones conmigo a California y revisé cuidadosamente la información, examinamos las confirmaciones de operaciones individuales y determinamos que la mayoría de las operaciones nunca podrían haber sido hechos. 

Elegimos centrarnos en las operaciones de las opciones, porque las operaciones bursátiles eran demasiado difíciles de demostrar que sean falsas, la mitad de las operaciones de opciones, eran para opciones que ni siquiera se negociaban en la fecha de la transacción, volumen cero. 

Alrededor de una cuarta parte del resto no podría haber cambiado a los precios citados, para el trimestre restante, no podríamos decir si las operaciones ocurrieron, tomé 10 de estas operaciones a un amigo de corretaje de alto nivel y le pregunté si podía averiguar quiénes eran las contrapartes en esas operaciones, comprobó y descubrió que la organización de Madoff no aparecía como contraparte en ninguna de las operaciones.

Le dije a mi cliente institucional: "Está imprimiendo operaciones falsas, lo está inventando todo, lo que debes hacer es salirte tan pronto como puedas y tan silenciosamente como puedas, este es un enorme esquema de Ponzi que se hará más y más grande, y un día se va a autodestruir ".                      

Entrevistador:        ¿Salieron?

Edward Thorp:       Lo hicieron.

Entrevistador:        ¿Le tomó mucho tiempo?

Edward Thorp:       Pensé en tratar de exponerlo, pero ya había tenido bastantes problemas con Giuliani y Princeton Newport Partners, también había encontrado previamente algunos pequeños fraudes y me contó un abogado amigo mío que pasó ocho años trabajando para la SEC que sería una pérdida de tiempo reportarlo.

Entrevistador:        ¿Por qué es eso?

Edward Thorp:       Porque no les importaba cosas así.

Entrevistador:        ¿Qué es lo que piensa sobre la hipótesis del mercado eficiente?

Edward Thorp:       Basado en nuestro éxito diario en Princeton Newport Partners, la pregunta no sería:

"¿El mercado es eficiente?", sino las preguntas apropiadas serian:

 "¿Cuán ineficiente es el mercado?" Y 

"¿Cómo podemos explotar las ineficiencias?"

La afirmación de la eficiencia del mercado, que implica que no hay ventaja en el mercado es posible, es una declaración vacía porque no se puede probar un hecho negativo, pero usted puede refutar la eficiencia del mercado si hay personas que tienen una ventaja demostrable. 

Hay una ineficiencia del mercado si hay un participante que puede generar un exceso de retornos ajustados al riesgo, que pueden explicarse lógicamente de una manera que es difícil de refutar, el arbitraje convertible es un buen ejemplo, usted puede exponer exactamente cómo funciona, por qué funciona y aproximadamente cuánto retorno espera obtener.

Entrevistador:        ¿Cómo resumiría su filosofía de los mercados después de todos estos años?

Edward Thorp:       Creo que hay ineficiencias para ubicarlas, pero son bastante difíciles de encontrar.

Entrevistador:        ¿Cree que se ha vuelto más difícil encontrar ineficiencias, dado el aumento de la competencia?

Edward Thorp:       Se ha vuelto más difícil para mí, pero eso puede ser sólo porque soy mayor y menos interesado a tener más dinero, lo que me desmotiva.

Entrevistador:        ¿Tiene algún consejo para alguien que quería perseguir los mercados como un desafío?

Edward Thorp:       El enfoque que funcionó para mí fue el título de un libro escrito mucho más tarde por mi ex cuñada, “Trabaja en lo que te gusta y el dinero llegara”.

Entrevistador:        ¿Para finalizar, tiene algo más que decirnos?

Edward Thorp:       Trate de averiguar cuáles son sus habilidades y aplicar eso a los mercados, si usted es un buen contador puede ser bueno como un inversor de valor, pero si usted es fuerte en informática y matemáticas, usted podría hacerlo mejor con un enfoque cuantitativo.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
FUENTE:                                    MAGOS  DEL  MERCADO